LA GRAN OPORTUNIDAD


Un hombre que acababa de quedarse viudo estaba guardando en cajas las cosas de su difunta esposa. Y entre ellas encontró un frasco de un caro perfume que él le había regalado en su aniversario hacía dos años. El frasco estaba intacto, sin usar. El recordó que varias veces le había preguntado a su esposa por qué no usaba el perfume y ella le había respondido que era tan caro y tan bueno que esperaba una ocasión realmente especial para estrenarlo. Por desgracia tal ocasión nunca llegó y ella nunca pudo disfrutar aquél perfume.

Muchas personas se pasan la vida esperando esa gran ocasión para demostrar quiénes son, esperan la gran oportunidad para hacer o para ser o para decir algo grande,… y normalmente la vida se pasa sin hacer, sin ser, o sin decir nada, porque ignoran que la gran oportunidad se presenta cada día. No desaprovechemos la ocasión de cada día para ser quienes somos y hacer grandes o pequeñas cosas. Cada día sin dar un pequeño paso adelante es un paso hacia atrás, y así se recorre el camino. Muy pocas veces tendremos esa gran oportunidad para hacer grandes cosas. Pero cada día tenemos miles de pequeñas oportunidades para mejorar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario