Materia y espiritu


Te ocultas en tu mismo esplendor.
Mi humilde Rey.

Hasta un granito de arena, una gotita de lluvia, son mas paratosos que tu.

Los hombres en su orgullo se apoderan de todas tus cosas, señor y tu ni se las reclamas.

Te haces a un lado en silencio al grado que, para buscarte y hallarte, hay que encender la lampara y adorarte en absoluta libertad.

NI SIQUIERA TODO EL UNIVERSO PUEDE CONTENERTE,SEÑOR 1 REYES 8,27 SS GENESIS 1,1 SS ISAIAS 6,1 SS Colaboración de Jorge Enrique López.

No hay comentarios:

Publicar un comentario