Los peligros del tabaquismo pasivo


El humo del tabaco contiene más de 4.000 sustancias químicas, de las cuales más de 60 son cancerígenas. Si el tabaco es extremadamente nocivo para el fumador, también comporta riesgos para su entorno. Más allá de la incomodidad inmediata, tiene numerosas consecuencias para la salud.
Click here to find out more!
Los peligros del tabaquismo pasivo
© Thinkstock
¿Sabes que el humo no inhalado que se escapa del cigarrillo (llamado humo secundario) contiene más sustancias tóxicas (monóxido de carbono, óxido de nitrógeno) y cancerígenas (alquitrán, benceno) que el inhalado por el fumador? Por eso se dice que el tabaquismo pasivo comporta riesgos. La Academia Nacional de Medicina de Francia estima que, en Francia, el tabaquismo pasivo mata anualmente a alrededor de 3.000 no fumadores (1).

Riesgos para los adultos

Más allá de la inmediata irritación de los ojos, nariz y garganta, el tabaquismo pasivo puede provocar o agravar numerosasenfermedades respiratorias (infecciones, asma, bronco-neumopatías crónicas obstructivas...). Pero eso no es todo, el cigarrillo del vecino aumenta también el riesgo de ser víctima de un cáncer de pulmón y de accidentes coronarios.
Riesgos cardiovasculares: el riesgo de sufrir enfermedades cardiacas aumenta en un 25% en caso de tabaquismo pasivo en el hogar o en el trabajo (2). Difundida por la Asociación Americana del Corazón, una experiencia particular saltó a la luz en noviembre de 2005 (3). La prohibición de fumar en lugares públicos (bares, restaurants, cafeterías) de una pequeña ciudad de Montana permitió, en tan sólo dos años, reducir la frecuencia de infartos en más de un 25%. Más recientemente, en un congreso de la misma prestigiosa asociación americana, el Dr. Lightwood de la Universidad de San Francisco estimó que la eliminación del tabaquismo pasivo permitiría prevenir 228.000 nuevos casos de enfermedades cardiovasculares y 119.000 muertes en los próximos 25 años (4). Otra novedad: investigadores americanos han encontrado un vínculo entre el tabaquismo activo y pasivo y el desarrollo de una resistencia a la insulina, considerada como un estado de prediabetes (5).
Riesgos de cáncer: el tabaquismo pasivo durante un periodo prolongado aumenta el riesgo de cáncer de pulmón (un 26% más si el cónyuge fuma). Siempre se pensó que las observaciones clínicas sugerían que las mujeres no fumadoras eran las más afectadas (según lo dejaba entrever la investigación KPB (6) realizada por el Colegio de Neumonólogos de los Hospitales Generales), pero un vasto estudio americano concluye que los no fumadores se ven indiferentemente afectados por el cáncer de pulmón, independientemente del sexo (7). En definitiva, los canceres de laringe, de las vías aéreas digestivas superiores, de páncreas y de cuello uterino están ligados al tabaquismo. La conexión con el tabaquismo pasivo parece entonces altamente posible. Incluso la conexión con el cáncer de senos del rostro se ha duplicado, según los estudios actuales.
Riesgos de enfermedades de los bronquios: los adultos asmáticos son especialmente sensibles al humo del tabaco, pues su sistema respiratorio les obliga a absorber más aire y por lo tanto más humo contaminado. Además, las personas que padecen bronquitis crónica e hiper-reactividad bronquial corren el riesgo de que el humo del cigarrillo torne más grave su patología.

No hay comentarios:

Publicar un comentario