Bruxismo: causas y tratamientos


El bruxismo define los casos en los que apretamos los dientes de forma inconsciente, es decir, cuando no estamos en las fases de masticación o deglución. Si el fenómeno solo se presenta de forma ocasional, las consecuencias son menores. Pero si persiste, los perjuicios pueden ser irreversibles.
Click here to find out more!
Bruxismo: causas y tratamientos
© Thinkstock
¿Dientes desgastados o sensibles? ¿Dolores musculares o molestias en la mandíbula al despertar? Quizá padezcas bruxismo. Se define por un rechinamiento intempestivo de los dientes, de día o de noche. Esta patología, a menudo vinculada al estrés, afecta a un 20% de la población.

Apretar los dientes

El bruxismo afecta tanto a niños, como a adultos. Puede manifestarse de día o de noche. Cuando es diurno, la persona es consciente de la presión que ejerce sobre sus dientes. Por lo tanto, la voluntad es suficiente para destensar la mandíbula. Pero en el 80% de los casos, el bruxismo es nocturno, lo cual acarrea problemas más graves. En efecto, el «bruxómano» no es consciente de que aprieta los dientes. Por la noche, «¡una persona que padece bruxismo puede rechinar los dientes durante 6 u 8 minutos seguidos!», confía el Profesor François Unger, de la Asociación Dental Francesa (ADF). Se distinguen dos tipos de bruxismo. Cuando la persona ejerce presión, pero no rozamiento, el bruxismo se denomina «céntrico». Por el contrario, si la presión ejercida en lamandíbula se acompaña de un rechinamiento de dientes, entonces se habla del bruxismo «excéntrico». 

¿Cómo saber si padecemos bruxismo?

La mayoría de “bruxómanos” aprietan los dientes durante el sueño. Cuando esta fricción hace ruido, a menudo es el compañero sentimental quien detecta el trastorno. En caso de que no vaya acompañado de ruidos, hay ciertos signos característicos que pueden llamar nuestra atención. Al despertar, normalmente sentimos dolores en la mandíbula y migrañas. Si crees que puedes padecer bruxismo, debes acudir al médico para confirmarlo y para que mida el desgaste. No obstante, el Prof. Unger precisa que «el bruxismo no es una enfermedad y que su intensidad puede variar en el tiempo para un mismo individuo».

No hay comentarios:

Publicar un comentario