Asi es de bueno dios


Durante una fuerte tormenta en alta mar. Una mujer muy nerviosa que viajaba en un trasatlantico acudio al capitan en busca de tranquilidad. "Capitan", le pregunto temblorosa, "Estamos en gran peligro?.
"No se preocupe, Señora, le respondio.

"Despues de todo, estamos en manos de Dios".

"¿Tan mala es la situacion?", dijo la mujer con voz entrecortada y el terror reflejado en su rostro.

Siempre estamo en las manos de Dios, tanto en tiempos tormentosos como en la calma. ¡Y Dios es tan bueno!

A veces olvidamos la presencia de Dios hasta el último momento, hasta que nos vemos rodeados por la tormenta.

Siempre, incluso durante la calma, debieramos tener presente la protección divina. Colaboración de Guadalupe Huevara López.

No hay comentarios:

Publicar un comentario