¿Algo de cansancio o agotamiento absoluto?


Cansado, reventado, agotado. Cansancio constante, falta de energía. Ocasional o persistente, el cansancio puede vencerse en algunos casos, ya que existen diversos tratamientos y soluciones.



© Thinkstock
Pero atención: ¡existen varios tipos de cansancio! Es fundamental que distingas un cansancio ocasional y de corta duración del cual conoces el motivo (mucho trabajo suplementario, agotamiento familiar pasajero) de un agotamiento intenso, que se instala y persiste.

Resiste mejor el cansancio ocasional
Tu jefe acaba de confiarte un expediente cuyo informe final tienes que entregar en un par de días. Dependiendo del resultado, te garantiza un ascenso. A pesar de la reducción del tiempo de trabajo, aceptas el reto y ni siquiera te molestas en las horas que inviertes. Para ayudarte a superar este obstáculo delicado y luchar contra el cansancio, que será constante durante este periodo, bastará con que tomes algunos estimulantes u otros cócteles de vitaminas. El café y el té te pondrá las pilas, pero tómalos únicamente con la condición de reservar estas bebidas para la mañana o justo después de comer.

Pasada cierta hora el día, estas substancias pueden poner en riesgo tus horas de sueño. Y tus horas de sueño reparador, aunque no sean muchas, deben ser sagradas. Unos trocitos de chocolate también pueden hacer maravillas. Rico en fenietilamina, una molécula con propiedades psicoestimulantes reconocidas, el chocolate contiene también cafeína, que aumenta tu resistencia al cansancio, y teobromina, un estimulante del sistema nervioso y cerebral. Además, es rico en magnesio (140 mgr./100 gr.), en potasio (400 mgr./100gr.) en fósforo (230 mgr./100 gr.), en calcio (220 mgr./100 gr. en el caso del chocolate con leche) y en hierro (2,9 mgr.). Todo esto hace que sea un excelente alimento regenerador.

El mejor aliado: ¡tu alimentación!
En estos momentos de cansancio ocasional, evita saltarte las comidas e intenta mantener una alimentación equilibrada. La fruta fresca, muy rica en vitamina C, debe ocupar un lugar preponderante, al igual que las verduras y los cereales, alimentos verdaderamente energéticos.

Si esto no es suficiente, pide consejo a tu farmacéutico. Quizás, un suplemento en vitamina C, como un cóctel de vitaminas, oligoelementos y sales minerales, o quizás un antiasténico que asocie glucuronamida, vitamina C y cafeína puede ser recomendable siempre y cuando lo tomes durante un periodo de tiempo corto.

Y, sobre todo, ¡quedan completamente prohibidos el alcohol y el tabaco! Estos estimulantes tienen una eficacia muy puntual. Suelen contribuir a disminuir rápidamente las vitaminas del organismo. Cuando tu cansancio ocasional haya llegado a su fin, opta por una buena calidad de vida: alimentación variada y equilibrada, sueño de calidad y relajación.

¿Cuándo consultar?
Si el cansancio se instala definitivamente, es imprescindible que consultes con tu médico. Es el único que podrá emitir un diagnóstico y evaluar las causas de tu cansancio, las cuales pueden ser múltiples y, a menudo, pueden esconder una enfermedad.

En este caso, la automedicación a base de refuerzos de estimulantes y de cócteles de vitaminas nunca es una buena solución. Corres el riesgo de retrasar un tratamiento adaptado a tu caso. En la mayoría de casos, el médico pide un análisis de sangre completo. Si este análisis no muestra una infección o una patología crónica, el médico continuará su investigación detectivesca cuyos resultados pueden llegar a demostrar una depresión o un síndrome de cansancio crónico.

En cualquier caso, él es el único capaz de recetarte un buen tratamiento para combatir la enfermedad diagnosticada y el cansancio asociado.

G. Trabacchi

No hay comentarios:

Publicar un comentario