Reflexión para los padres



Cada vez que alguien te diga viejo,
sonríe con el señorío y la tolerancia que te dan los años.

Hazte la idea que te dijo Triunfador porque es casi lo mismo la hazaña más grande de un ser humano es llegar a la meta no hay triunfo mayor que vivir la vida completa.
y tú lo estás logrando.

Para eso tienes que haber esquivado a la muerte muchas veces y haber vencido a la adversidad en mil batallas.
Entonces eres un TRIUNFADOR.

Pero sé comprensivo con los jóvenes,
ellos tienen mil razones para equivocarse.
A esa edad todos nos sentimos eternos
y cometemos los mismos errores.

Vive con alegría tus años de oro.
Camina erguido y con arrogancia,
que eso no le hace daño a nadie.

Millones de personas que vinieron
al mundo después que tú ya no están.
Sin embargo tú sigues vigente y si aun tienes ilusiones,
sueños o proyectos, estás más vivo que un niño.

En la eternidad de los tiempos la vida humana
resulta tan insignificante que nacer antes o después
no tiene mayor importancia,
en su utilidad lo que la hace valiosa.

Cuando sientas nostalgia por el pasado
y creas que viviste poco, mira hacia atrás
y notarás que fue largo el camino.
Que tuviste aciertos y errores, con penas
y alegrías como todos pero qué importa eso,
lo bueno es que lo viviste y eso no te lo quita nadie.

Ahora te toca enseñar lo que sabes.
Invierte bien tu tiempo, es tu fortuna más preciada.

Vive para los tuyos, son los seres que Dios te dio como familia
Ámalos y ayúdalos a ser felices
Si lo piensas bien, la vida no tiene otro sentido.

Por eso cada vez que alguien te diga viejo,
sonríe con el señorío y la tolerancia que te dan los años.
Y cada mañana al despertar agradece a
dios el haberte premiado con tan prolongada existencia
quién como tú TRIUNFADOR, no todos tienen tu suerte.

Autor: Hugo Almanza

No hay comentarios:

Publicar un comentario