REFLEXIÓN DE AMOR - La otra


A veces nos sentimos tristes, melancólicas, poco valoradas, utilizadas, porque la relación que llevamos con nuestra pareja no esta del todo bien, o simplemente estás sola en busca de un amor que te transforme, que te llene, y que te haga sentir viva!, y tratamos de llenar ese vacío con una nueva ilusión de amor...

Y por el afán de llenar rápidamente ese vacío nos equivocamos al relacionarnos con un hombre casado... entonces nos convertimos en "la otra" porque te ha hecho sentir importante, porque te dice palabras dulces, te dice cuan hermosa eres, (o sea te habla de lo que es obvio, que el se da cuenta que careces), respetada, (porque te habla correctamente, no te juzga, te acepta como eres) o quizás protegida (porque es un hombre que tiene solvencia económica, porque es maduro, porque te trata como a su "niña" etc.).

El te dice que no está bien con su esposa, que no lo comprende, que discuten, en fin... te pinta un matrimonio desastroso... (dentro de él, lo que quiere obtener, es hacerte suya!... es demostrarse que aún es capaz de conquistar, pero no piensa dejar a su mujer, ni a su familia, tiene claro, "no involucrarse sentimentalmente").

Tú te sientes muy atraída, y no te importa el que tenga una esposa... porque te sientes enamorada, y estás dispuesta a todo... y por supuesto crees que si el te mintiera no estaría ahí contigo, pero te has preguntado entonces ¿Por qué no se ha divorciado?...

Está claro, porque solo desea una aventura contigo, por supuesto te dirá, que ella no le quiere dar el divorcio, o cualquier pretexto con tal de salirse con la suya... los hombres son bien diferentes a nosotras, ellos son carnales... mientras que nosotros somos románticas, amorosas, tiernas, ellos pueden tener sexo con otra mujer sin estar enamorados...

Mientras que nosotras "hacemos el amor" porque amamos, no tenemos "sexo"... nosotras lloramos y decimos lo que sentimos, ellos no demuestran sus sentimientos y se muestran duros y fuertes, nosotras que tenemos eso que le llamamos un sexto sentido casi siempre terminamos por descubrirlos… ellos cuando son infieles, son poco suspicaces, cometen errores...

Así, que si tu ahora estás en esa encrucijada de tener una relación con un hombre casado valora la situación, si bien te va, pasarás días excelentes con él, te comprará cosas, te hablará con amor, habrá sexo apasionado... etc.

Pero nunca dejarás de ser la otra... si son descubiertos... en ti, y sólo en ti, quedará el cargo de conciencia de saber que has destruido un matrimonio, que has deshecho una familia, y habrás dejado un daño irreparable...te sentirás juzgada ante la sociedad por los pocos valores que has demostrado tener... ante los ojos de Dios porque has faltado a un sacramento, pero sobre todo te habrás fallado a ti misma porque no supiste darte tu lugar ni valorarte, después de esto... tarde que temprano la vida te lo cobrará... Ahora dime...

¿Quieres seguir siendo la otra?



Colaboración de Magali Sauceda
México

No hay comentarios:

Publicar un comentario