REFLEXIÓN DE AMOR - Knock... knock...


Hoy mientras conversaba con mi novia tocamos un punto sumamente importante. Ella me comentaba que mientras conversaba con sus amigos, estos le comentaban que se sentían deprimidos, vacíos por que a su criterio hoy en día es prácticamente imposible encontrar a una persona con la cual realmente puedas llegar a tener una absoluta entrega.

Mientras discutíamos el tema, me comento algo, que me pareció muy curioso, me dijo “Amor, muchas de las personas cometen el gran error de apegarse a una persona, no tanto amarla”.

Me quedé pensando e incluso reflexioné tocante a ese punto que ella señaló. Efectivamente ella tiene razón. Hace días conversaba con una amiga la cual me decía lo siguiente "Estoy deprimida", y analicé, es curioso como esta es la respuesta mas popular que recibo cuando hago la misma pregunta a diferentes personas, ya sean pacientes o con amigos con los cuales desde hace tiempo no coincido.

Cuando pregunto el motivo de la depresión, la respuesta es la misma, y eso no deja de sorprenderme… Usualmente es algo así como “me siento solo…” “no tengo pareja…” “necesito de alguien en mi vida” y cuando les hago la misma pregunta, solo se quedan callados y su respuesta no deja de sorprenderme.

Amigos, podemos lamentarnos en que ya sea en este momento o en un momento determinado, nos sentamos solos, tal vez la falta de otra ser (una pareja) en nuestras vidas, deja en la misma una sensación de vacío de soledad.

Que si lo sabré yo, que por mucho tiempo la tuve de compañera al grado de llegar a pensar que sería mi eterna compañera. Ahora con esto no quiero decir ni implico que la soledad es mala, no, puesto que si la sabes manejar y tu la buscas antes de que ella te encuentre a ti, y ella te maneje a ti, es de sumo beneficio a tu espíritu.

¿Como le hago para no sentirme tan sola? Me preguntaba esta mañana una amiga. Necesito el amor a la voz de ya!, me pareció tan interesante ese comentario que le pregunté a mi amiga, si realmente estaba dispuesta a hacerle un daño de ese extremo a la pareja que aun no tenía y que ya la estaba dañando. Ella me vio con cara de confusión y me preguntó el por que de mi comentario.

A lo que le respondí: “Si estás pensando solo en tus necesidades emocionales, al momento que llegue tu pareja te centrarás tanto en tu propio “yo” que te impedirá ver las necesidades que tendrá tu pareja, la vas a asfixiar, aun no la tienes y ya estás pensando en ¡sacarle provecho para tu propio beneficio!

Es curioso por que esta amiga, esta desesperada por encontrar tanto al amor que su misma obsesión la ha cegado tanto como para no darse cuenta que lo tiene enfrente. Así como lo tienes tu, como lo tengo yo.

El primer amor amigos, es ese que le damos a nuestra persona. Ese que remplaza el egoísmo, ese que sustituye la soledad.

El amor es tan esencial en nuestras vidas que lo llevamos dentro de nuestra persona y aun no lo hemos descubierto, que tristeza no?

Es como el que tiene un tesoro enterrado en su casa, y por no trabajar un poquito nunca lo encuentra. Lo mismo sucede con nuestro amor interior, lo llevamos dentro de nosotros mismos, pero a veces lo esperamos que venga a dárnoslo otra persona y tristemente nos pudre el corazón, como lo oyen, puesto que nos vuelve egoístas y ciegos.

Descubre el amor pleno que llevas en ti, para que puedas compartirlo con los demás, tal vez ya tienes ese amor que tanto esperas y vives en un mundo de tinieblas espirituales las cuales te han impedido que disfrutes su resplandor.

El amor se palpa de diferentes formas, tiene diferentes estructuras, pues tiene a un buen arquitecto el cual lo ha diseñado a la perfección.

Pon atención a tu puerta, no vaya a ser que la estén tocando, y tu no te des cuenta…

Entiendo que el amor, en ocasiones es complejo, al menos para las personas que nos es difícil entregar el corazón, no sabemos como hacerlo.

Y aunque nadie tiene la formula para aprender amar y llegar al amor perfecto todos tenemos la capacidad para lograrlo, si, aunque a veces nos parezca imposible llegar a alcanzarlo.

Pero esta ahí, solo es cuestión que aceptes amar a tu pareja a otro ser humano ajeno a ti, es cuestión que te des la oportunidad de conocerlo, pero conocerlo verdaderamente y disfrutar de la aventura de explorar y descubrir lo que guarda más allá de sus máscaras y sus defensas; contemplar con ternura sus más profundos sentimientos, sus temores, sus carencias, sus esperanzas y alegrías, su dolor y sus anhelos.

Es comprender que detrás de su careta y su coraza, se encuentra un corazón sensible y solitario, hambriento de una mano amiga, sediento de una sonrisa sincera en la que pueda sentirse en casa.

Es reconocer, con respetuosa compasión, que la desarmonía y el caos en los que a veces vive son el producto de su ignorancia y su inconsciencia, y darte cuenta de que si genera desdichas es porque aún no ha aprendido a sembrar alegrías,
y en ocasiones se siente tan vacío y carente de sentido, que no puede confiar ni en si mismo.

Es descubrir y honrar, por encima de cualquier apariencia, su verdadera identidad, y apreciar honestamente su infinita grandeza como una expresión única e irrepetible de la vida.

Amar a un ser humano es ser suficientemente humilde
como para recibir su ternura y su cariño sin representar el papel del que nada necesita; es aceptar con gusto lo que te brinda sin exigir que te dé lo que no puede o no desea.

Es agradecerle a la vida el prodigio de su existencia y sentir en su presencia una auténtica bendición en tu sendero; es disfrutar de la experiencia sabiendo que cada día es una aventura incierta y el mañana, una incógnita perenne.

Es vivir cada instante como si fuese el último que puedes compartir con el otro, de tal manera que cada reencuentro sea tan intenso y tan profundo como si fuese la primera vez que lo tomas de la mano, haciendo que lo cotidiano sea siempre una creación distinta y milagrosa.

Amar a un ser humano es también atreverte a establecer tus propios límites y mantenerlos firmemente; es respetarte a ti mismo y no permitir que el otro transgreda aquello que consideras tus derechos personales. Es tener tanta confianza en ti mismo y en el otro, que sin temor a que la relación se perjudique, te sientas en libertad de expresar tu enojo sin ofender al ser querido, y puedas manifestar lo que te molesta e incomoda sin intentar herirlo o lastimarlo.

Es reconocer y respetar sus limitaciones y verlo con aprecio sin idealizarlo; es compartir y disfrutar de los acuerdos y aceptar los desacuerdos, y si llegase un día en el que evidentemente los caminos divergieran sin remedio. Amar es ser capaz de despedirte en paz y en armonía, de tal manera que ambos se recuerden con gratitud por los tesoros compartidos.

Amar a un ser humano es ir más allá de su individualidad como persona. Es percibirlo y valorarlo como una muestra de la humanidad entera, como una expresión del hombre, como una manifestación palpable de esa esencia trascendente e intangible llamada "ser humano", de la cual tu formas parte; es reconocer, a través de él, el milagro indescriptible de la naturaleza humana, que es tu propia naturaleza, con toda su grandeza y sus limitaciones.

Apreciar tanto las facetas luminosas y radiantes de la humanidad, como sus lados obscuros y sombríos; amar a un ser humano, en realidad, es amar al ser humano en su totalidad; es amar la auténtica naturaleza humana, tal como es, y por tanto, amar a un ser humano es amarte a ti mismo y sentirte orgulloso de ser una nota en la sinfonía de este mundo.

Es difícil verdad? Nadie dijo que fuese fácil, pero ábrete a todas estas bellas posibilidades, para que las explores profundamente y a la perfección.

No seas un ser muerto, que solo respira sin vivir, que solo ocupa un lugar en este bello ciclo llamado vida, date la oportunidad, no cierres la puerta…

Knock, knock… te están tocando la puerta!, que esperas para abrirla??


Colaboración de Andrés Eduardo
México

No hay comentarios:

Publicar un comentario