El cristo de la pequeña iglesia le pregunto...


AL PADRE SOAREZ.
-¿Qué haces?
-Estoy orando, Señor -respondió él.
-Haces muy bien -lo alabó Cristo-. Quien medita habla consigo mismo, pero quien reza habla conmigo. Y ¿qué estás pidiendo en tu oración? Porque supongo que estás pidiendo algo.
-Así es, Señor -reconoció el Padre Soárez-. Estoy pidiendo por la conversión de los infieles.
Entonces Cristo dijo algo que asombró mucho al padre Soárez. Dijo:
-Reza mejor por la conversión de los cristianos al cristianismo, y deja que los infieles sean fieles a sus infidelidades.
-Señor -se atrevió a comentar el Padre Soárez-, a veces no entiendo lo que dices.
-Estamos al parejo -sonrió Cristo-. A veces yo tampoco entiendo lo que dices tú. Colaboración de Mario Pablo Vásquez de México, D.F.

No hay comentarios:

Publicar un comentario