Cristianos » Cristianismo » Soportando La Tentación.


Y vino a él el tentador, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan. Mateo 4:3
Recordemos Qué es la tentación
Impulso repentino que excita a hacer una cosa mala, lo que me provoca para hacer lo que no me conviene. Y que es desagradable a los ojos de Dios.
Desde el punto de vista divino, la tentación constituye una prueba positiva, ¿La tentación es lo mismo que el pecado?…absolutamente no, la tentación es la antesala al pecado…la tentación viene a través de dos fuentes: a) Viene a través de pensamientos de nuestra propia naturaleza pecaminosa y b) a través pensamientos que pone Satanás, pero jamás viene de DIOS.
Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu Santo para ser tentado por el diablo, antes de iniciar su ministerio…recordemos que Jesús, era el segundo Adán, tal como Adán fue tentado en el Edén, nuestro Señor tenía que pasar por esta prueba permitida por su Padre Celestial..Siendo tentado en tres de las áreas más comunes, en las que todo hijo de Dios podríamos ser tentados…aunque la Biblia nos enseña que Dios no tienta a nadie, debemos de saber que si permite la tentación con un propósito especifico…y es probar nuestro corazón.
Primero; fue tentado en sus necesidades físicas, Jesús después de terminar un ayuno de cuarenta días y cuarenta noches tenía hambre, y el diablo lo sabía, y ahí estaba para desafiarlo, primero que si era Hijo de Dios, segundo instándolo a adelantarse al tiempo de los milagros…pues Jesús tenía hambre…el pan puede representar la carencia de alimentos en nuestro hogar, la limitación, la pobreza por la que cualquiera de los cristianos podríamos pasar…y quizás venga el diablo a tentarnos con robar, para suplir las necesidades de nuestros hijitos, es ahí donde el enemigo puede venir a susurrar al oído del necesitado, tu Dios te abandono, toma el pan, no tienes que esperar que el te lo traiga, el tentador siempre vendrá para desvirtuar las promesas del Padre, juntamente con mi esposo, hemos sido sometidos a esa prueba, la ultima vez, mi esposo se quedo sin trabajo no por unos días o meses, sino por un año, antes de entrar en esa prueba, recuerdo que me llamó una mujer para “advertirme que venía para nuestro hogar un tiempo muy difícil, decía que ella me veía en una pobreza extrema, y con grandes necesidades materiales”, si yo no conociera los principios de la Biblia, quizá hubiese entrado en pánico, y pensado que va a ser de nosotros, pero recuerdo que en el acto esta fue la cita que el Espíritu Santo trajo a mi mente…
Salmo 37:25  Joven fui, y he envejecido, Y no he visto justo desamparado, Ni su descendencia que mendigue pan…la prueba duro un año, y la vasija de aceite nunca ceso. Cuando conoces la palabra de Dios, tú sabes que tu deber es hacer tu parte, y tener la certeza, la convicción de que tu Padre Celestial hará la suya.
Jesús tenía la certeza que al final del ayuno al que su Señor lo había sometido, vendría la provisión celestial….al aceptar la propuesta satánica, Jesús hubiese estado tomando atajos, o adelantándose al tiempo de los milagros establecido por Dios…pero El venció. El respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. Mateo 4:4
Para vencer la tentación, necesitamos tener claras dos cosas, que dice la Biblia, cuáles son las condiciones y las promesas para los hijos de Dios, y que Dios mismo permite la tentación para probar nuestro corazón. En la próxima reflexión continuaremos con este tema.
Querido amigo, querida amiga, como siempre dos opciones, cediendo ante la tentación o soportando a través de la palabra en Cristo Jesús…tú decides

¿Tienes la seguridad de que cuando mueras vas a estar con Jesús? ¿Quieres tener la seguridad de la vida eterna?  Te invito a hacer esta oración…..”Señor Jesús, vengo ante ti, tal como soy. Te pido perdón por todos mis pecados y renuncio a todo contacto con lo oculto en el que yo haya participado consciente o inconscientemente buscando la guía, el poder, el conocimiento o la sanidad (Por favor sea lo más especifico que pueda), estoy arrepentido de todos mis pecados, por favor, ¡PERDONAME SEÑOR! En tu nombre, perdono a todos los que me han ofendido (Tráelos a todos a la oración); entrego a ti todo mi ser, te abro las puertas de mi corazón, te invito a entrar en mi vida y te acepto como mi único Señor, Dios y Salvador. Sáname, cámbiame, fortaléceme en cuerpo alma y espíritu. Ven Señor Jesús, cúbreme con tu preciosa sangre y lléname con tu Santo Espíritu. AMEN!”

No hay comentarios:

Publicar un comentario