Tú puedes cambiar de actitud



Hace mucho tiempo, una joven llamada Lili se caso y fue a vivir con el marido y la suegra. Despues de algunos dias, no se entendia con ella. Sus personalidades eran muy diferentes y Lili fue irritandose con los habitos de la suegra, que frecuentemente la criticaba.

Los meses pasaron y Lili y su suegra cada vez discutian mas y peleaban. De acuerdo con una antigua tradicion china, la nuera tiene que cuidar a la suegra y obedecerla en todo.

Lili, no soportando mas vivir con la suegra, decidio visitar a un amigo de su padre. Despues de oirla, el tomo un paquete de hierbas y le dijo:

---"No deberas usarlas de una sola vez para liberarte de tu suegra, porque ello causaria sospechas. Deberas darle varias hierbas que iran lentamente envenenando a tu suegra.
Cada dos dias pondras un poco de estas hierbas en su comida. Ahora, para tener certeza de que cuando ella muera nadie sospechara de ti, deberas tener mucho cuidado y actuar de manera muy amigable. No discutas, ayudala a resolver sus problemas. Para que esto funcione tienes que seguir todas estas instrucciones".


---Lili respondió: "Si, Sr. Huang, hare todo lo que me ha dicho".

Lili quedo muy contenta, agradecio al Sr. Huang, y volvio muy apurada para comenzar el proyecto de asesinar a su suegra. Pasaron las semanas y cada dos dias, Lili servia una comida especialmente tratada a su suegra.

Siempre recordaba lo que el Sr. Huang le habia recomendado sobre evitar sospechas, y asi controlo su temperamento, obedecia a la suegra y la trataba como si fuese su propia madre. Despues de seis meses, la casa entera estaba completamente cambiada. Lili habia controlado su temperamento y casi nunca la aborrecia.

En esos meses, no habia tenido ni una discusion con su suegra, que ahora parecia mucho mas amable y mas facil de lidiar con ella. Las actitudes de la suegra tambien cambiaron y ambas pasaron a tratarse como madre e hija.

Un dia Lili fue nuevamente en procura del Sr. Huang, para pedirle ayuda y le dijo:
---"Querido Sr. Huang, por favor ayudeme a evitar que el veneno mate a mi suegra. Ella se ha transformado en una mujer agradable y la amo como si fuese mi madre. No quiero que ella muera por causa del veneno que le di".

El Sr. Huang sonrio y dijo: "Lili no tienes por que preocuparte. Las hierbas que le di, eran vitaminas para mejorar su salud. El veneno estaba en su mente, en su actitud, pero fue echado fuera y substituido por el amor que pasaste a darle a ella".
 

Conclusion: La paciencia es una virtud. La mayor parte de las veces recibiremos de las otras personas lo que les damos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario