La oruga y la mariposa



HABÍA  UNA VEZ. .  . .una oruga que vivía al pie de un gran árbol del parque,mordisqueando las hojas que encontraba en su camino, sin prestar atención a lo que pasaba a su alrededor.
Pero un día, descubrió que algo lleno de colores volaba en lo alto del árbol. Quedó deslumbrada.. !!! que hermosos azules, rojos y naranjas tenía esa mariposa!!!.

-Oh!!! mariposa, que hermosa  eres, que colores tan vistosos tienes y con qué gracia vuelas. !!! Por favor, enséñame a volar como tú .

- Sé paciente, pequeña criatura, algún día, algún día. . . .
Pero la oruga era impaciente y al día siguiente, volvió a suplicar:

-Por favor mariposa , enséñame a volar como tú.

- Se paciente y algún día lo harás.
Estaba tan decepcionada, que decidió sacarse de la cabeza el deseo de volar.

Entonces sucedió algo extraño. Se sintió muy enferma. Le dolía el estómago, tenía nauseas  y todo giraba a su alrededor .  Cerró  los ojos. .  estaba paralizada. Pensó que estaba muriendo.

De repente, y no sabiendo cómo, el mundo dejó de girar y se sintió ligera y libre. Le parecía que podía volver a moverse, y al hacerlo se dió cuenta que estaba!! arriba del  árbol!! . !!! Estaba feliz !!!

A la distancia, pudo oir un ligero murmullo. Escuchó una pequeña voz que decía:
- Por favor, enséñame a volar como tú.
- Paciencia, ya lo harás, ya lo harás. . . .respondió.
Sólo entonces, se dió cuenta que se había convertido en mariposa.

Reflexión:
Así como debe cumplirse la metamorfosis de la oruga para convertirse en mariposa, también en nuestra vida, hay momentos en que debemos ser pacientes y esperar los tiempos que no son los nuestros. Muchas veces, con dolor, como le sucedió a nuestra amiguita, la oruga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario