La lección de la perla



Una ostra que no ha sido herida no puede producir perlas.
Las perlas son producto del dolor, el resultado de la entrada de una sustancia extraña e indeseable al interior de la ostra, como un parásito o un grano de arena. En la parte interna de la ostra se encuentra una sustancia lustrosa llamada nácar. Cuando un grano de arena penetra en la ostra, las células de nácar comienzan a trabajar y cubren el grano de arena con capas y capas y más capas de nácar para proteger el cuerpo indefenso de la ostra. Como resultado, se va formando una hermosa perla. De este modo, una ostra que no haya sido herida de algún modo, no puede producir perlas, porque la perla es una herida cicatrizada.

Así, ¿te has sentido herido por palabras hirientes? ¿Has sido acusado de haber dicho o hecho cosas que nunca dijiste o hiciste? ¿Tus ideas fueron rechazadas o mal interpretadas? ¿O quizás fueron tomadas por alguien para presentarlas como propias? ¿Has sufrido golpes de los que adquieren ideas preconcebidas indebidamente? ¿Has sido objeto de la indiferencia?

Entonces, ¡produce una perla! Cubre cada una de tus heridas con varias capas de amor. Muchas personas sólo aprenden a cultivar resentimientos, dejando sus heridas abiertas, alimentándose con sentimientos pobres que impiden que las lesiones cicatricen. En la vida real vemos muchas "ostras vacías", no porque no hayan sido heridas, sino porque no han sabido perdonar, comprender y transformar el dolor en amor. Vale la pena enfrentar las heridas.

1 comentario:

  1. Es un trabajo arduo pero estoy aprendiendo a perdonarme y perdonar errores del pasado. Por fin entendi que si uno no suelta la mochila de culpas,rencores,reproches,etc.no puede disfrutar el presente ni planificar el futuro. Yo he vivido muchas situacines dolorosas desde mi infancia,adolesencia y he logrado hace apenas unos años descargar la mochila de piedras,que bien se siente! Seguire trbajando en ello...

    ResponderEliminar