Construye tu propio mundo



si llegaremos a mirar el mundo con ojos
nuevos. La naturaleza no está fija, sino
que es fluida. 

El espíritu la altera, moldea, la construye. 
Todo espíritu se construye una
casa, y más allá de su casa, un mundo.

Sabe pues, que el mundo existe para ti.
Sólo podemos ver lo que somos.

Todo lo que tenía Adán, todo lo que podía
hacer César, lo tienes tú y lo puedes hacer
. Adán llamó a su casa los cielos y la
Tierra; César llamó a la suya Roma; quizás
tú puedes llamar a la tuya un oficio, una
profesión, un actividad, lo que sea.

Pero, en todas las líneas y en todos los puntos,
tu dominio es tan grande como el de ellos,
aunque sin nombres hermosos.

Construye, por lo tanto, tu propio mundo. Con
toda la rapidez que puedas, ajuste tu vida
a la idea pura que hay en tu mente y que
desplegará sus grandes proporciones.

Autor: Ralph Waldo Emerson

No hay comentarios:

Publicar un comentario