Compra inesperada



HABÍA UNA VEZ ....un niño llamado Pablito, de unos once años, muy cariñoso y obediente con sus padres. Podríamos decir que era feliz, pero había algo que lo perturbaba, y daba vueltas en su cabeza.
Su amado padre, trabajaba mucho, ganaba bien, gozaban de bienestar económico, pero estaba todo el día ausente, enfrascado en sus negocios.
Pablito, lo admiraba porque todos decían " que tenía un buen puesto".
Cierta noche, el niño esperó a su padre despierto, y en cuento lo sintió, lo llamó a su dormitorio.
El padre extrañado y presuroso, acudió:
- Papá- le dijo- ¿ cuánto ganas por hora?
- Hijo, no sé, bastante,  pero si quieres, pongamos que $ 300. ¿ Por que ?
- Quería saberlo.
- Bueno, duerme, le dijo el padre al darle un beso.

Al día siguiente, el niño comenzó a pedir dinero a su mamá, sus tíos, abuelos y a todas sus amistades.En una semana, tenía $ 250.
Y al regresar otra noche, su padre, volvió a llamarlo.
- Papa, dáme $50 que me hacen falta para una cosa muy importante
- ¿ Muy importante, muy importante?. . Bueno, tómalos y duérmete.

- No, papá espera. Mira tengo $ 300. Tómalos.!!Te compro una hora!! Tengo ganas de estar contigo. De hablar contigo. A veces me siento muy solo. Tengo envidia de otros chicos que conversan con sus padres . . . . . .
El padre muy emocionado lo abrazó y prometió reorganizar su tiempo, y darle lo que Pablito necesitaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario