Una Piedra, Según Para Quién...


El distraído tropezó con ella.
El violento la utilizó como proyectil.
El emprendedor, construyó con ella.
El campesino, cansado, la utilizó como asiento.
Para los niños fue un juguete.
David mató a Goliat, y Michelángelo le sacó la mas bella escultura.
En todos estos casos, la diferencia no estuvo en la piedra, sino en el hombre.
No existe piedra en tu camino que no puedas aprovechar para tu propio crecimiento.

3 comentarios:

  1. Preciosa entrada. Una piedra siempre la podemos encontrar en cualquier momento de nuestra vida.
    Una piedra es algo que parece que no tiene vida pero...como tu dices hay un elemento (El Hombre) que le da o puede dar la vida que parece no tiene.

    Me encantó tu entrada.

    Saludos.

    Paco

    ResponderEliminar
  2. Queda claro que podemos hacer uso de las cosas para muchos fines distintos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Muy cierto cielo la piedra puede servir para muchas cosas
    un beso

    ResponderEliminar