El Rio de la Vida


El rio nacia en los picos de una formidable montañay saltaba,embravecido,soltando brillantes gotitas que relucían al sol .Nada detenía su paso.Cuando un obstáculo se interponía en su camino,lo saltaba, lo atravesaba o lo bordeaba.Era valiente,osado,generoso y flexible.

Un día llegó a las cálidas arenas de un desierto y se lanzó a atravesarlo.Pero pronto se dió cuenta de que sus aguas desaparecían en la arena, y se asustó.Aunque fue considerando las más diversas alternativas, no encontraba ninguna solución.Inmerso en sus dudas ,oyó una voz que le decía:

- El viento cruza el desierto y también lo puede hacer el río.

- El viento puede volar y yo no - respondió.
- Si te lanzas con violencia, como has hecho hasta ahora, no conseguirás cruzar el desierto- dijo la voz - . Debes dejar que el viento te lleve a tu destino.

- Pero ¿cómo me vas a llevar?

- Debes consentir ser absorbido por el viento - afirmó la misteriosa voz.

Esta idea no era aceptable para el rio.No quería perder su identidad y era demasiado arriesgado ponerse en manos de un viento desconocido.

- ¿Y si, cuando haya perdido mi forma, no puedo recuperarala de nuevo? - se angustió.

- El viento cumple su finción - respondió la voz - . Eleva el agua, la transporta a su destino y la deja caer en forma de lluvia. Entonces, el agua vuelve a ser rio.

- Pero, ¿ no podría seguir siendo siempre el mismo que soy ahora? .

-En ningún caso puedes permanecer igual. Tu esencia debe ser transportada para forma un nuevo río.

El rio desconfiaba de la voz : podia perderlo todo si le hacía caso. Pero una vocecita interior le decía que fuera valiente y asumiera el riesgo. Entonces, en un formidable acto de confianza, elevó sus vapores en los acogedores brazos del viento , que los trasladó hasta la cima de una montaña lejana, donde los dejó caer. A medida que las gotas de agua caían y se volvían a reunir formando un riachuelo, algo parecido a la felicidad embargó al rio. Y, de repente, lo comprendió todo:

- Mi esencia es el agua, sea en el estado que sea. Al transformarme, he podido continuar siendo yo mismo. De no haberlo hecho. me hubiera perdido.

" LA MADRE QUE RENUNCIA AL HIJO NO PUEDE VIVIR LA MARAVILLA DE LA TRANSFORMACION DEL NIÑO Y DESTRUYE SU PROPIA ESENCIA"


SI A LA VIDA!!!

1 comentario:

  1. El texto me ha parecido maravilloso, y su contenido metafórico es excelente. Si nos agazapamos y renunciamos al evolucionar, morimos en vida. Me ha encantado la ternura del río, como lo has dotado de emociones e identidad propia. Pero es aplicable a todos los seres humanos...fluir, aceptar para evolucionar.
    Mil estrellas de esperanza

    ResponderEliminar