Ecos


Van caminando padre e hijo en las montañas; de repente, el hijo cae, se lastima y grita:
- Aaaaaahhhhhhhhh!!!!!
Lo sorprende una voz, que repite:
- Aaaaaahhhhhhhhh!!!!!
Con curiosidad, el niño grita:
- ¿QUIÉN ESTÁ AHI?
Recibe la respuesta:
- ¿QUIÉN ESTÁ AHI?
Enojado, grita:
- COBARDE
Y recibe:
- COBARDE
El niño mira al Padre y pregunta:
- Qué ocurre?
El Padre sonríe, y dice:
- Hijo, presta atención
Entonces, grita el padre a la montaña:
- TE ADMIRO
Y la voz responde:
- TE ADMIRO
De nuevo, el hombre grita:
- ERES UN CAMPEÓN
Y la voz responde:
- ERES UN CAMPEÓN
Luego, el hombre grita:
- ESTÁS LLENO DE ÉXITOS
La voz responde:
- ESTÁS LLENO DE ÉXITOS.

El niño, asombrado, no entendía.
Su padre le enseña: la gente lo llama Eco, aunque, en realidad ¡ES LA VIDA!…
Te devuelve todo lo que dices o haces…
La vida es simplemente un reflejo de nuestras acciones: si deseas más amor, crea más amor a tu alrededor; si deseas felicidad, da felicidad a los que te rodean; si quieres una sonrisa, da una sonrisa al alma de los que conoces.
Esta relación se aplica a todos los aspectos, la vida te devolverá, exactamente, aquello que tú has dado.
Tu vida no es una coincidencia: es un reflejo de tí.

“Si sólo recibes frutos amargos, revisa muy bien lo que estás dando”

No hay comentarios:

Publicar un comentario