Cuatro Estaciones


Un hombre tenía cuatro hijos. Procuraba que aprendieran a no juzgar tan rápidamente; entonces los envió a cada uno por turnos a ver un árbol a gran distancia.
El primer hijo fue en Invierno, el segundo en Primavera, el tercero en Verano y el más joven en el Otoño.
Cuando todos hubieron ido, los llamó y les pidió que describieran lo visto.
El primero mencionó que el árbol era horrible, doblado y retorcido.
El segundo dijo que no, que estaba cubierto con brotes verdes, y lleno de promesas.
El tercero opinó distinto; dijo que estaba repleto de flores, que tenía aroma muy dulce y se veía hermoso, era la cosa más llena de gracia que jamás había visto.
El último estuvo en desacuerdo con todos ellos; dijo que estaba maduro y marchitándose de tanto fruto, lleno de vida y satisfacción.
Entonces el hombre explicó a sus hijos que todos estaban en lo cierto, porque sólo habían visto una estación en la vida del árbol.
Les dijo que jamás deben de juzgar a un árbol, o a una persona, viendo sólo una de sus temporadas; y que la esencia de lo que son, el placer, regocijo y amor que viene con la vida pueden ser medidos sólo al final, cuando todas las estaciones han concluído.

Si te das por vencido en el invierno, habrás perdido la promesa de la primavera, la belleza del verano y la satisfacción del otoño. Nunca permitas que el dolor de alguna estación destruya la dicha de las otras. Persevera durante las dificultades y malas rachas. Mejores tiempos seguramente están llegando.

4 comentarios:

  1. Que buena comparación, sí señor. ME ENCANTA. Tienes toda la razón, no podemos desanimarnos porque una de muchas cosas no salgan mal. Nunca se sabe, quizá todas las otras salgan bien y la primera haya sido solo una prueba para ver si aguantábamos. Saludos :)

    ResponderEliminar
  2. Muy buen relato, hay que intentar evitar la tentación humana que es juzgar las cosas que no conocemos totalmente.

    Saludos desde els-relats.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. QUE HERMOSO LO QUE PUBLICASTE, SABES QUE ME SIRVIO MUCHO, SOY DE ESAS QUE PIERDEN TODAS LAS ESTACIONES POR UNA MALA RACHA .
    PERO VOY A IMPLEMENTAR ESA REFLEXION EN MI VIDA . :)

    ResponderEliminar