Deja tus cargas


Un conferencista hablaba sobre el manejo de la tensión. Levantó un vaso con agua y preguntó al auditorio:
- ¿Cuánto creen ustedes que pesa este vaso con agua?
Las respuestas variaron entre 20 y 500 gramos.

Entonces el conferencista comentó:
- No importa el peso absoluto. Depende de cuánto TIEMPO voy a sostenerlo. Si lo sostengo por un minuto, no pasa nada. Si lo sostengo durante una hora, tendré un DOLOR en mi brazo. Si lo sostengo durante un día completo, tendrán que llamar una ambulancia. Pero es exactamente el MISMO peso, pero entre más tiempo paso sosteniéndolo, más pesado se va volviendo. Si cargamos nuestros PESARES, RENCORES u ODIOS todo el tiempo, luego, más temprano o más tarde, ya no seremos capaces de continuar, la carga se irá volviendo cada vez MAS PESADA y entonces viene la desesperación. Toma todas tus cargas, PERDONA y anímate a ser LIBRE!

6 comentarios:

  1. Como siempre, magistral. Men encanta este porque es corto y muy claro, de mis favoritos.

    Un saludo desde loquelmundonove.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Perdonarnos a nosotros mismos es realmente liberador.
    Muchos saludos.Fue un agrado pasar por tu blog.

    ResponderEliminar
  3. Cada vez me impresionan mas tus publicaciones,este es sencillamente formidable...me encanto!...saludos.

    ResponderEliminar