Un relato sobre amor


Cuando ella tenía 16 años y el 17 empezaron una relación, en aquella época se decía que eran novios. Vivían en un pueblecito de leñadores situado al lado de una montaña. Él era alto, esbelto y musculoso, dado que había aprendido a ser leñador desde la infancia. Ella era rubia, de pelo muy largo, tanto que le llegaba hasta la cintura; tenía los ojos celestes, muy hermosos.
Al cabo de unos años se casaron y todo el pueblo arrimó el hombro para regalarles una cabaña, con una parcela de árboles para que él pudiera trabajar como leñador. Después de casarse se fueron a vivir allí y vivieron durante todos los días de un invierno, un verano, una primavera y un otoño, disfrutando mucho de estar juntos. Cuando el día del primer aniversario se acercaba, ella sintió que debía hacer algo para demostrarle a él su profundo amor. Pensó hacerle un regalo que le demostrara cuanto lo quería. Un hacha nueva relacionaría todo con el trabajo; un jersey tejido tampoco la convencía, pues ya le había hecho alguno en otras oportunidades; una comida no era suficiente agasajo...
Decidió bajar al pueblo para ver qué podía encontrar allí y empezó a caminar por las calles. Sin embargo, por mucho que caminara no encontraba nada que fuera tan importante y que ella pudiera comprar con las monedas que, semanas antes, había ido guardando de los vueltos de las compras pensando que se acercaba la fecha del aniversario.
Al pasar por una joyería, la única del pueblo, vio una hermosa cadena de oro expuesta en la vidriera. Entonces recordó que había un solo objeto material que él adoraba verdaderamente, que él consideraba valioso. Se trataba de un reloj de oro que su abuelo le había regalado antes de morir. Desde chico, él guardaba ese reloj en un estuche de gamuza, que dejaba siempre al lado de su cama. Todas las noches abría la mesita de luz, sacaba del sobre de gamuza aquel reloj, lo lustraba, le daba un poquito de cuerda, se quedaba escuchándolo hasta que la cuerda se terminaba, lo volvía a lustrar, lo acariciaba un rato y lo guardaba nuevamente en el estuche.
Ella pensó: "Que maravilloso regalo sería esta cadena de oro para aquel reloj." Entró a preguntar cuánto valía y, ante la respuesta, una angustia la tomó por sorpresa. Era mucho más dinero del que ella había imaginado, mucho más de lo que ella había podido juntar. Hubiera tenido que esperar tres aniversarios más para poder comprárselo. Pero ella no podía esperar tanto.
Salió del pueblo un poco triste, pensando qué hacer para conseguir el dinero necesario para esto. Entonces pensó en trabajar, pero no sabía cómo; y pensó y pensó, hasta que, al pasar por la única peluquería del pueblo, se encontró con un cartel que decía: "Se compra pelo natural". Y como ella tenía ese pelo rubio, largo, no tardó en entrar a preguntar.
El dinero que le ofrecían alcanzaba para comprar la cadena de oro y todavía sobraba para una caja donde guardar la cadena y el reloj. No dudó. Le dijo a la peluquera:
- Si dentro de tres días regreso para venderle mi pelo, ¿usted me lo compraría?
- Seguro - fue la respuesta.
- Entonces en tres días estaré aquí.
Regresó a la joyería, dejó reservada la cadena y volvió a su casa. No dijo nada.
El día del aniversario, ellos dos se abrazaron un poquito más fuerte que de costumbre. Luego, él se fue a trabajar y ella bajó al pueblo.
Se hizo cortar el pelo bien corto y, luego de tomar el dinero, se dirigió a la joyería. Compró allí la cadena de oro y la caja de madera. Cuando llegó a su casa, cocinó y esperó que se hiciera la tarde, momento en que él solía regresar.
A diferencia de otras veces, que iluminaba la casa cuando él llegaba, esta vez ella bajó las luces, puso sólo dos velas y se colocó un pañuelo en la cabeza. Porque él también amaba su pelo y ella no quería que él se diera cuenta de que se lo había cortado. Ya habría tiempo después para explicárselo.
Él llegó. Se abrazaron muy fuerte y se dijeron lo mucho que se querían. Entonces, ella sacó de debajo de la mesa la caja de madera que contenía la cadena de oro para el reloj. Y él fue hasta el ropero y extrajo de allí una caja muy grande que le había traído mientras ella no estaba. La caja contenía dos enormes peinetas que él había comprado... vendiendo el reloj de oro del abuelo.
Cada vez que llego al final de este cuento de Jorge Bucay se me encoge un poquito el corazón, me resulta desoladora la revelación del sacrificio realizado por cada uno de los protagonistas ¿para qué? Para nada. Para demostrar al otro lo que sólo se puede conseguir con el cultivo y el esfuerzo cotidiano, con estar ahí cuando el otro te necesita verdaderamente, con ser uno mismo, auténtico, aunque el otro no siempre esté de acuerdo o coincida con nuestras ideas. Con tantos pequeños detalles que nada tienen que ver con el sacrificio o la renuncia, al menos no esa renuncia que supone dejar uno quien es para que el otro te quiera o acepte.
El amor no es sacrificio. No es necesario sacrificarse por el otro. El amor es la alegría por la existencia del otro.

Agradezco nuevamente de corazón a Pili Gauchita que me envió esta reflexión para que pueda compartirla con cada uno de ustedes. Les dejo la dirección de su blog para que puedan conocerla.
http://mirefugiopilar.blogspot.com/

3 comentarios:

  1. Nunca mejor dicho..El amor es la alegría por la existencia del otro..Que más podemos pedir, el tener a nuestro lado, a la persona que amamos..
    El amor, está en día a día..
    Precioso, un beso de brujilla

    ResponderEliminar
  2. Que bonito y a la par triste relato sobre el amor. El mejor de los regalos es mantener vivo ese cariño cada dia sin perder ni un apice de fuerza.
    Yo cada dia regalo a mi chica muchas miradas,muchas sonrisas y dos te quieros

    ResponderEliminar
  3. Precioso este relato, sin duda precioso.

    ResponderEliminar