Qué pobre somos



Una vez, un padre de una familia llevo a su hijo a un viaje por el campo con el firme propósito de que su hijo viera que tan pobres eran la gente del campo. Estuvieron por un día y una noche completos en una granja de una familia campesina muy humilde. Al concluir el viaje, y de regreso a casa, el padre le pregunta a su hijo,
-Qué te parecio el viaje?
-Muy bonito Papá!
-Viste que tan pobre puede ser la gente?
-Si! -Y qué aprendiste?
-Ví que nosotros tenemos un perro en casa, ellos tienen cuatro. Nosotros tenemos una alberca que llega de una barda a la mitad del jardin, ellos tienen un arroyo que no tiene fin. Nosotros tenemos unas lámparas importadas en el patio, ellos tienen las estrellas. Nuestro patio llega hasta la barda de la casa, ellos tienen todo un inmenso campo como patio.
Al terminar el relato del niño, el padre se quedó mudo....y su hijo agregó: -Gracias Papá por enseñarme lo pobre que somos!
P.D. Hay tantas cosas a nuestro alrededor que llegan a ser invisibles a nuestra vista. Aprendamos a apreciar tantas bellas cosas que tenemos a nuestro lado y vivir aferrados a ellas.

5 comentarios:

  1. A veces hay que mirar mas allá del dinero y de las posesiones materiales, sin duda. ¡Un abrazo! y bonita forma de hacer notas esos valores

    ResponderEliminar
  2. lo había leído hace un tiempo
    siempre es grato recordarlo..
    gracias x acomapañar mis días con reflexiones


    disculpa que paso poco x aqui..
    he estado estudiando..
    pero volveré lo prometoo!!!


    nati en www.loca-mente.com.ar

    ResponderEliminar
  3. Esta sociedad es tan materialista... nos cuesta ver que tenemos lo mejor a nuestro alcance si no fuera por esas limitaciones que nos imponemos a nosotros mismos.

    Un saludo Bohemio

    PD: ¿Podrías desactivar el verificador de palabras para escribir en el blog? Es que es coñazo (con perdón) =P

    ResponderEliminar
  4. Siempre, como todo, depende del cristal con que se mire. Y por ello es que uno ha de poder enriquecerse en la comunicación con los demás, aquí el niño pudo mostrarle al padre que hay tantísimas cosas que pueden ser importantes y él, posiblemente sumido en sus propias creencias (tal vez en cierto punto obsoletas) se pierde de apreciar la realidad de una forma más positiva. Afortunadamente parece que su hijo ha logrado que él repare en ello.

    Saludos!
    =)

    ResponderEliminar
  5. los niños ven con el alma,y los adultos vemos sin mirar ......

    ResponderEliminar