¿Escogiste el amor?


Pues ahí tienes todas las semillas de la vida. Ahí tienes la siembra de la fe, del dolor, de las lágrimas y de los milagros.
El momento más luminoso es encontrarlo, el más decisivo es arraigarlo y el de mayor rendimiento, cultivarlo y saber vivirlo todos los días.
Recuerda que buscar amor no es amarse, y vivirlo a medias es como no haberlo conocido. Hay que darse por entero.

¡Cuántas vetas ocultas llevabas sin saberlo! ¡Cuánto que aprender tu corazón, que volar tu pensamiento, que decir tus palabras y que iluminar tu alma!
¡Cuántas vetas ignoradas y cuántos manantiales cerrados estallan de pronto inundándote la vida!
No concibas el amor tan perfecto que te resulte irrealizable… ni tan imperfecto, que te resulte vulgar.
No cierres la llave a la sinceridad y la confidencia, porque detrás de esa puerta se mudarán el silencio y la incomunicación, y poco a poco te irán despojando de todo lo que tienes.
Las cosas del amor no son de fuerza, sino de entendimiento; no se imponen, hay que dejar que broten solas. No lo derroches, pero tampoco lo restrinjas. No lo reclames, ni lo fuerces, ni lo exijas: gánatelo, merécetelo y dale cuerpo haciéndolo renacer muchas veces.
Es mejor la confianza que el encubrimiento, ceder que mentir, comprender que empecinarse, probar que rechazar, convencer que obligar.
Piensa antes de obrar. No juzgues con precipitación. No te exaltes, no te apasiones. Busca el justo medio, el equilibrio, el aplomo.
El respeto es esencial: si fallas, el amor se resquebraja y perece. Es como haberle dado el golpe de muerte.
El amor es lo único que alivia el dolor. Es como un aceite suavizante para lo áspero, lo reseco, lo duro que encierra la vida.
Cuando se ama, el corazón no es rígido, es ondulante… como si lo movieran la brisa y la condescendencia. El rencor es tan corto que va derecho por el camino del perdón.
La cicatrización es tan rápida, tan imperceptible, que casi no da tiempo a las disculpas y las explicaciones. Con esta cadena de perdones se hace el amor.
Y con ese amor se hace la vida.


*Si conoces alguna reflexión o texto que quieras compartir para enriquecer este sitio envíalo a : elserbohemio@hotmail.com

5 comentarios:

  1. El amor es como el fuego si no se comunica
    se apaga, pero arde demasiado tiempo para
    que esto no suceda, bonito comentario,
    animosos consejos. Cierto que los enamorados
    no piensen en el destino de las flores,
    O en la caída de la hoja en otoño,
    mejor para ellos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. el amor es algo más complicado de lo que parece, entre otras porque no tiene dueño, ni momento se siente porque si, toma su propia vida implicandote con el haciendo que todo se vuelva del reves, tratar de controlarlo no hace mas que producir desconcierto

    ResponderEliminar
  3. Perdonar, pedir disculpas y amar...ultimamente creo que es lo que más hago y todavía me queda un largo camino.

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente, el amor hace que el dolor sea más llevadero.
    Buen fin de semana.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. El AMOR con mayúscula, medicina y veneno, sabia y sangre, dolor y consuelo es todo y nada, un motor duradero
    Un beso

    ResponderEliminar