El niño y la mesera


En los días en que un helado costaba mucho menos, un niño de 10 años entró en un establecimiento y se sentó a una mesa.

La mesera puso un vaso de agua en frente de el.
- ¿Cuánto cuesta un helado de chocolate con cacahuates? preguntó el niño.

- Cincuenta centavos, respondió la mesera.

El niño saco su mano de su bolsillo y examinó un número de monedas.
- ¿Cuánto cuesta un helado solo?, volvió a preguntar.
(En ese momento habían algunas personas que estaban esperando por una mesa y la mesera ya estaba un poco impaciente).
- Treinta y cinco centavos, dijo ella bruscamente.
El niño volvió a contar las monedas.
- Quiero el helado solo, dijo el niño.
La mesera le trajo el helado, puso la cuenta en la mesa y se fue.
El niño terminó el helado, pagó en la caja y se fue.
Cuando la mesera volvió, ella empezó a limpiar la mesa y entonces le costo tragar saliva con lo que vio… Allí, puesto ordenadamente junto al plato vacío, habían veinticinco centavos… Su propina.


Moraleja de la historia:

¡Jamás juzgues a alguien solo por las apariencias! y ¡siempre considera que aquellos a quienes sirves pueden darte una sorpresa!


*Si conoces alguna reflexión o texto que quieras compartir para enriquecer este sitio envíalo a : elserbohemio@hotmail.com

10 comentarios:

  1. Sin duda, ¡ las apariencias engañan!. Muy curioso, un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. "El hábito no hace el monje". Se dice por aquí.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Excelente mensaje.....un texto muy digno de leer. Al menos, a mí me ha gustado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. y...muy cierto....demasiado amenudo prejuzgamos es algo que me molesta tremendamente
    Saludos y buena semana

    ResponderEliminar
  5. Es estupendo, se lo pasaré a mis hijas aunque quizás deberíamos tenerlo en cuenta todos y no irnos tan a la ligera
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Necesito una sorpresa de parte de Dios. :(

    ResponderEliminar
  7. Muy buena lecion del niño
    un beso corazon

    ResponderEliminar
  8. Lindísimo!!!Una valiosa moraleja.
    Cuándo aprenderemos a no desvalorizar a otro por su apariencia?
    Los "prejuicios" nos empequeñecen.
    Cuántas son las veces en las que los niños nos enseñan a los adultos!!!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Me encanta :3
    Me he emocionado, lo reconozco :'S

    ResponderEliminar