Amor Incondicional


Érase una vez un soldado que regresaba al acabar la guerra de Vietnam.
Llamó a su casa y les dijo a sus padres:"Mama y Papa, voy de regreso a casa, pero tengo un favor que pedirles, Tengo un amigo que quisiera llevar conmigo"."Claro Hijo", respondieron sus padres, "nos encantarà conocerlo".
"Pero hay algo que deben de saber", dijo el soldado, mi amigo fue herido gravemente durante la guerra.-Piso una mina que al explotar le voló un brazo y una pierna.
Como no tiene a donde ir, me gustaría que se viniera a vivir con nosotros".
"Lamento escuchar eso hijo. Tal vez lo podamos ayudarlo a encontrar un lugar donde vivir". "No, Mama y Papa, yo quiero que viva con nosotros".
"Hijo", dijo el padre "tu no sabes lo que nos estas pidiendo. Alguien con semejantes limitaciones sería una terrible carga para nosotros. Nosotros tenemos nuestras propias vidas que vivir, y no podemos permitir que algo así nos interfiera.
Yo creo que deberías venir a casa y olvidarte de ese muchacho ya encontrará una forma de vivir el solo".
En ese momento, el hijo colgó el teléfono. Los padres no escucharon nada mas de su hijo. Días después, recibieron una llamada del departamento de policías de San Francisco. Su hijo se había muerto después de caer de la azotea de un edificio. La policía dice que fue suicidio.

Los destrozados padres volaron hasta San Francisco y fueron llevados a la morgue para identificar el cuerpo de su hijo. Para su horror, también descubrieron algo que no sabían, su hijo sólo tenia un brazo y una pierna.
.

8 comentarios:

  1. uuy trsite y cruel, en ocasiones solemos ser egoístas, pensando solo en nosotros mismos sin imaginar que nosotros o un familiar algun día puede necesitar ayuda.
    linda reflexión.
    saludos y un beso

    ResponderEliminar
  2. Que triste historia, que hubiera ocurrido si el hijo les hubiera dicho que el acidentado era ÉL, puede que hubiran cargado con la obligacion de padres, pero de esta forma el hijo descubrio los verdaderos sentimientos de sus padres.
    Un abrazo.
    Ambar.

    ResponderEliminar
  3. Excelente relato, hacía tiempo que no entraba a leerte y sigues tan sublime como siempre.
    Un abrazo

    http://loquelmundonove.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. Muy pero muy buen relato, y que trizte la hostoria, a veces
    somos tan egoistas y no pensamos mas que en nosotros mismos. Muy emotivo!!! saludos.

    ResponderEliminar
  5. siempre pensamos en nosotros mismos,el ser humano puede ser egoista, y duro con sus palabras.muy buen relato!

    ResponderEliminar
  6. Para anónimo,
    No es que puede ser cruel sino que lo es, forma parte de su naturaleza y lo raro es que seamos buenos o solidarios.

    ResponderEliminar
  7. Había leído esta historia.
    Vale la pena tenerla siempre en cuenta.
    A veces somos tan rígidos y poco solidarios que no medimos lo que decimos .Ni lo que hacemos.
    El individualismo egoísta que nos caracteriza.
    Buena entrada.

    ResponderEliminar