Perdón, perdono, perdona, perdonamos


Hoy aprendí de que si todos nos seguimos juzgando, jamás habrá un cambio conciente para mejorarnos.
Hoy aprendí de que la mayoría de las veces hay que aprender a PERDONAR.
Por eso hoy me repetí muchas veces, hasta hacerme conciente de estas sabias palabras
PERDÓN, PERDONA, PERDONO, PERDONARNOS.
Perdón,... perdona, ...perdono, ...perdonarnos.
Perdón,... perdona, ...perdono, ...perdonarnos.
Hoy es un gran día, el perdón ha sido mas grande que el rencor.

La fábula del puerco espín
Durante la Edad de Hielo, muchos animales murieron a causa del frío.

Los puercoespín dándose cuenta de la situación, decidieron unirse en grupos. De esa manera se abrigarían y protegerían entre sí, pero las espinas de cada uno herían a los compañeros más cercanos, los que justo ofrecían más calor. Por lo tanto decidieron alejarse unos de otros y empezaron a morir congelados.

Así que tuvieron que hacer una elección, o aceptaban las espinas de sus compañeros o desaparecían de la Tierra. Con sabiduría, decidieron volver a estar juntos. De esa forma aprendieron a convivir con las pequeñas heridas que la relación con una persona muy cercana puede ocasionar, ya que lo más importante es el calor del otro.

De esa forma pudieron sobrevivir.


Moraleja de la historia
La mejor relación no es aquella que une a personas perfectas, sino aquella en que cada individuo aprende a vivir con los defectos de los demás y a admirar sus cualidades.

13 comentarios:

  1. Reconocer un error , y pedir perdón es un acto grandioso , que va camino a la sabiduría.
    Te felicito :)

    ResponderEliminar
  2. Me hizo reflexionar mucho la entrada, la moraleja es muy cierta, un beso :D

    ResponderEliminar
  3. Interesante entrada amigo, ojalá supiéramos perdonar porque a veces no es facil y a veces te cansas de tanto perdonar.Pero en fín es de reflexionar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. es una gran moraleja, me quedo con la frase..! aunque cueste es la forma mas placentera de vivir

    besos lunaticos y gracias por estas historias

    ResponderEliminar
  5. Como decía mi padre: no trates de cambiar a las personas, empieza por cambiar tu mismo...
    Un saludo amigo.

    ResponderEliminar
  6. Bueno si Dios me diera de escoger la próxima vez prefiero ser un niño otra vez. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  7. A mi juicio, perdonar no es difícil, de hecho a mí no me cuesta perdonar ni me duelen prendas por pedir perdón, lo difícil es olvidar la afrenta.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. bonita entrada, preciosa reflexion, cada dia nos enseñas algo nuevo. Gracias
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. No había leído nunca sobre esta fábula, bonita y gran lección de vida. Me la guardo, un beso.

    ResponderEliminar
  10. Lo mejor de perdonar es el alivio y la felicidad que siente nuestra alma.
    Excelente entrada...
    y la fábula...anillo al dedo.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  11. Perdonarse es más difícil que perdonar.......

    Buena reflexión.

    un abrazo y feliz día.

    ResponderEliminar
  12. En realidad ¡son tantas cosas las que tenemos que aprender! Aprender a vivir... Y una de esas cosas es aprender a convivir, a perdonar, a aceptar nuestra humilde humanidad... y la de los demás.

    Mi acuerdo es total. Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  13. Un texto buenísimo que enseña un montón. Me ha encantado. Muchas gracias por compartirlo. ¡Cuánta razón tienes!
    Porque no existe la perfección y cada uno debe aprender a vivir son sus defectos y virtudes, y con las de los demás. Perfecto, Bohemio. Un beso :)

    ResponderEliminar