Los hijos nos observan...


Cuando pensabas que no te veía, te vi arreglar y disponer de todo en nuestra casa para que fuese agradable vivir, pendiente de detalles, y entendí que las pequeñas cosas son las cosas especiales de la vida.

Cuando pensabas que no te veía, te escuché pedirle a Dios y supe que existía un Dios al que le podría yo hablar y en quien confiar.

Cuando pensabas que no te veía, te vi preocuparte por tus amigos sanos y enfermos y aprendí que todos debemos ayudarnos y cuidarnos unos a otros.

Cuando pensabas que no te veía, te vi dar tu tiempo y dinero para ayudar a personas que no tienen nada y aprendí que aquellos que tienen algo deben compartirlo con quienes no tienen.

Cuando pensabas que no te veía, te sentí darme un beso por la noche y me sentí amado y seguro.

Cuando pensabas que no te veía, te vi atender la casa y a todos los que vivimos en ella y aprendí a cuidar lo que se nos da.

Cuando pensabas que no te veía, vi como cumplías con tus responsabilidades aún cuando no te sentías bien, y aprendí que debo ser responsable cuando crezca.

Cuando pensabas que no te veía, vi lágrimas salir de tus ojos y aprendí que algunas veces las cosas duelen, y que está bien llorar.

Cuando pensabas que no te veía, vi que te importaba y quise ser todo lo que puedo llegar a ser.

Cuando pensabas que no te veía, aprendí casi todas las lecciones de la vida que necesito saber para ser una persona buena y productiva cuando crezca.

Cuando pensabas que no te veía, te vi y quise decir: ¡Gracias por todas las cosas que vi, cuando pensabas que no te veía!


"NO TE PREOCUPES PORQUE TUS HIJOS NO TE ESCUCHAN...TE OBSERVAN TODO EL DIA".


Madre Teresa de Calcuta


*Si conoces alguna reflexión o texto que quieras compartir para enriquecer este sitio envíalo a :
elserbohemio@hotmail.com

10 comentarios:

  1. Siempre que encuentro un texto nuevo de esta mujer me sucede lo mismo: encuentro una enorme lección de vida. No lo conocía. Gracias por hacerme saber que existe, es precioso.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. esta asturiana te da infinitas gracias por regalarnos este bellisimo y reflexivo texto, un besin muy muy grande.

    ResponderEliminar
  3. Hay días, como hoy, que leer lo que nos compartes me trae una pizca de aire fresco a la memoria. Gracias por eso. Te dejo un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Es cierto, los hijos nos observas y los míos, además, riñen (por el tabaco, cuando hago mucho el payaso, etc.) pero lo hacen con amor y por amor.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Cada dia los hijos sorprenden a sus madres, ya me llegara el turno( espero )
    Preciosa entrada
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Es muy cierto, los niños son esponjas, lo absorben todo, y los padres son sus patrones, por eso es muy importante saber que sobretodo de ellos es de los que más van aprender y recibir, por tanto hay que tenerlo muy en cuenta para su educación.Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Cuanta humildad y amor. Como siempre un placer leerte.
    Hace mucho que no se de ti ni te pasas, espero que vaya todo bien.
    Un abarazo

    ResponderEliminar
  8. Es que los niños...son vasos vacíos que se llenan de lo que ven...hay que ser mejores por ellos siempre :D

    Un besiño!

    ResponderEliminar
  9. Y no llega esta enseñanza en el mejor momento de mi vida, y es que no sé ni recuerdo hasta que punto vi o no estas cosas. Un beso.

    ResponderEliminar