Cada uno en un riel


En cierta ocasión unos niños paseaban por el bosque cuando descubrieron una línea de ferrocarril abandonada. Uno de los niños saltó a uno de los rieles y trató de caminar por él. Después de unos cuantos pasos, perdió el equilibrio. Otro trató de hacer lo mismo, y también se cayó. Los demás se rieron.
«Apuesto a que ustedes tampoco pueden», le dijo a los demás uno de los que había hecho el intento. Uno por uno los demás niños lo intentaron pero todos fallaron. Hasta el mejor deportista del grupo no pudo dar más de una docena de pasos antes de caer fuera del riel.
Entonces dos niños comenzaron a hablarse al oído y uno de ellos lanzó el siguiente desafío: «Yo puedo caminar todo lo que quiera por el riel, y él también», les dijo, señalando a su compañerito.«No, tú no puedes», le dijeron los demás.
«¡Apuesto un dulce a cada uno que sí puedo!», les respondió. Los demás aceptaron.
Entonces los niños subieron cada uno a un riel, extendieron un brazo, se tomaron fuertemente de las manos y empezaron a caminar por toda la vía.
Como individuos no hubieran podido hacerlo, pero trabajando juntos no les fue difícil alcanzar la victoria.
El poder de la colaboración es la multiplicación.
Tomado de Maxwell




*Si conoces alguna reflexión o texto que quieras compartir para enriquecer este sitio envíalo a :
elserbohemio@hotmail.com

3 comentarios:

  1. Magnífico!!!!! Es exactamente lo que solemos olvidar a menudo...

    Es muy bueno una refrescadita cada tanto... GRACIAS!!!!!

    Besote

    ResponderEliminar
  2. Woow, que ingeniosa historia, me gusta. Apunto la enseñanza. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. una verdad como un templo. Ya lo decian en "la bola de cristal" solo no puedes, con amigos sí. gracias por refrescarme la memoria, a veces olvidamos que necesitamos a los demas para avanzar.
    Un beso

    ResponderEliminar