Reflexión - Poque gritamos?


Cuenta una historia tibetana, que un día un viejo sabio preguntó a sus seguidores lo siguiente: -¿Por qué la gente se grita cuando están enojados?
Los hombres pensaron unos momentos:
-Porque perdemos la calma –dijo uno– por eso gritamos.
-Pero ¿por qué gritar cuando la otra persona está a tu lado? –Preguntó el sabio– No es posible hablarle en voz baja? ¿Por qué gritas a una persona cuando estás enojado?
Los hombres dieron algunas otras respuestas pero ninguna de ellas satisfacía al sabio.
Finalmente él explicó:
-Cuando dos personas están enojadas, sus corazones se alejan mucho. Para cubrir esa distancia deben gritar, para poder escucharse. Mientras más enojados estén, más fuerte tendrán que gritar para escucharse uno a otro a través de esa gran distancia.
Luego el sabio preguntó:
- ¿Qué sucede cuando dos personas se enamoran?
Ellos no se gritan, sino que se hablan suavemente ¿Por qué? Sus corazones están muy cerca.
La distancia entre ellos es muy pequeña.
El sabio continuó –Cuando se enamoran más aún, ¿qué sucede? No hablan, sólo susurran y se vuelven aun más cerca en su amor. Finalmente no necesitan siquiera susurrar, sólo se miran y eso es todo. Así es cuan cerca están dos personas cuando se aman.
Luego dijo:
-Cuando discutan no dejen que sus corazones se alejen, no digan palabras que los distancien más, llegará un día en que la distancia sea tanta que no encontrarán más el camino de regreso.

Colaboración Noe Palma
(si querés colaborar con alguna reflexión escribime a elserbohemio@hotmail.com)

*Los invito a visitar mi otro blog: http://mi-adn.blogspot.com/

http://el-ser-bohemio.blogspot.com/

20 comentarios:

  1. Este texto es genial, ya lo había leído, gracias por postearlo! Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Que gran verdad dice este texto, realmente cierto porque cuando una pareja por poner un ejemplo se gritan una y otra vez al final cada uno tira por un lado, y no pr gritar mucho tenemos más razón, habrá que tenerlo en cuenta.Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  3. Me parece estupenda esta explicación de por qué gritamos. En mi caso no me la puedo aplicar, las pocas veces en que termino gritando es porque estoy muy enfadada y supongo que utilizo los gritos como desahogo.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Que bonita historia…y muy cierta…muchas veces deberíamos controlar ese impulso de gritar, aunque también es cierto que a veces es una necesidad como para soltar esa negatividad que se nos haya acumulado dentro, pero bueno, en cualquier caso, siempre es mejor utilizar otros métodos no tan escandalosos…

    Un placer leerte ;-)

    Muackss!!

    ResponderEliminar
  5. Hoy estoy enojada y me hace bien esta reflexión, lástima que cuando uno se enoja se olvida de todo esto que debiera tener presente no?

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Hoy precisamente, me viene este consejo que ni pintado.
    Un abrazo, Ser Bohemio

    ResponderEliminar
  7. Bohemio:
    Tú siempre , con tus entregas que dicen tanto, si uno viene a éste blog, jamás se va con las manos vacías, o mejor dicho , el corazón vacío, siempre se lleva una profunda y sabia reflección...
    Un beso, Scarlet2807

    ResponderEliminar
  8. Vendría bien que lo leyesen algunos gritones que conozco.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Siempre me voy de este lugar con la mochila cargada , es una gozada pasar por aqui ,son muy utiles todas tus reflexiones
    Te mando un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Es un hermoso escrito! Me ha encantado totalmente.

    ResponderEliminar
  11. Es cierto, el tono de voz dice muchas cosas!
    Un bello relato.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  12. Creo que ya leí esta entrada anteriormente, lo sé porque es difícil olvidarla.
    Muy bello.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Querido amigo excelente reflexión, es para tenerla en cuenta, me encantó.
    besitos para ti, que Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  14. Tan cierta leyenda!
    Yo no soy de gritar , pero me gusta que me escuchen ! :)

    ResponderEliminar
  15. ¿Por qué gritamos? Porque no nos escuchamos: nos metemos en una dinámica de comunicación unidireccional. Hablamos y no escuchamos. Yo creo que ni siquiera oímos porque deja de funcionar esa parte del cerebro que procesa la información audible.

    ¿Y los enamorados? Esa es la sublimación de la complicidad. Y cuando se sublima la complicidad en el intercambio de una sóla mirada nos decimos todo. Pero no hace falta estar enamorado para que se sublime la complicidad...

    Excelente post, ser bohemio. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Pues unos lo emplean para marcar mas dominio en la pelea, otros por estress, otros porque no les queda mas recursos, yo en lo personal cuando grito en una pelea (que es rarisimo) lo he hecho por desahogo. Interesante entrada
    besotes

    ResponderEliminar
  17. Los gritos endurecen el alma y llevan a la perdición.
    Cuando se grita se olvida de quuien somos Hijos...



    Grácias.

    ResponderEliminar
  18. Perfecto. Es una gran explicación ^^ Al enojarse los corazones se distancian y debido al amor, se acercan lo más posible... y que llegue un momento en el que ni las palabras hacen falta, ya lo dice todo. Es precioso.
    Y el final tiene muchísima razón porque hay palabras que son capaces de destrozar todo debido al daño que provocan, sin poder repararlo a veces.
    Un beso :)

    ResponderEliminar