Reflexión - Decidir y ser constantes


En la pequeña escuelita rural había una vieja estufa de carbón muy anticuada. Un chiquito tenía asignada la tarea de llegar al colegio temprano todos los días para encender el fuego y calentar el aula antes de que llegaran su maestra y sus compañeros.

Una mañana, llegaron y encontraron la escuela envuelta en llamas. Sacaron al niño inconsciente más muerto que vivo del edificio. Tenía quemaduras graves en la mitad inferior de su cuerpo y lo llevaron urgente al hospital del condado.

En su cama, el niño horriblemente quemado y semi inconsciente, oía al médico que hablaba con su madre. Le decía que seguramente su hijo moriría que era lo mejor que podía pasar, en realidad -, pues el fuego había destruido la parte inferior de su cuerpo.
Pero el valiente niño no quería morir. Decidió que sobreviviría.
De alguna manera, para gran sorpresa del médico, sobrevivió.

Una vez superado el peligro de muerte, volvió a oír a su madre y al médico hablando despacito. Dado que el fuego había dañado en gran manera las extremidades inferiores de su cuerpo, le decía el médico a la madre, habría sido mucho mejor que muriera, ya que estaba condenado a ser inválido toda la vida, sin la posibilidad de usar sus piernas.
Una vez más el valiente niño tomó una decisión. No sería un inválido.
Caminaría. Pero desgraciadamente, de la cintura para abajo, no tenía capacidad motriz. Sus delgadas piernas colgaban sin vida.
Finalmente, le dieron de alta.

Todos los días, su madre le masajeaba las piernas, pero no había sensación, ni control, nada.

No obstante, su determinación de caminar era más fuerte que nunca.

Cuando no estaba en la cama, estaba confinado una silla de ruedas.
Una mañana soleada, la madre lo llevó al patio para que tomara aire fresco.

Ese día en lugar de quedarse sentado, se tiró de la silla. Se impulsó sobre el césped arrastrando las piernas.

Llegó hasta el cerco de postes blancos que rodeaba el jardín de su casa. Con gran esfuerzo, se subió al cerco. Allí, poste por poste, empezó a avanzar por el cerco, decidido a caminar.
Empezó a hacer lo mismo todos los días hasta que hizo una pequeña huella junto al cerco. Nada quería más que darle vida a esas dos piernas.
Por fin, gracias a las oraciones fervientes de su madre y sus masajes diarios, su persistencia férrea y su resuelta determinación, desarrolló la capacidad, primero de pararse, luego caminar tambaleándose y finalmente caminar solo y después correr.
Empezó a ir caminando al colegio, después corriendo, por el simple placer de correr. Más adelante, en la universidad, formó parte del equipo de carrera sobre pista.

Y aun después, en el Madison Square Garden, este joven que no tenía esperanzas de sobrevivir, que nunca caminaría, que nunca tendría la posibilidad de correr, este joven determinado, llamado Glenn Cunningham, llegó a ser el atleta estadounidense que ¡corrió el kilómetro más veloz el mundo! (es una historia real, un ejemplo de vida).

*Los invito a visitar mi otro blog: http://mi-adn.blogspot.com/


http://el-ser-bohemio.blogspot.com/

19 comentarios:

  1. Ohhh...Dios mío , hiciste que me emocionara ,
    qué ejemplo , qué ganas,
    qué triunfo, qué orgullo, qué fuerza ...
    increíble !

    ResponderEliminar
  2. es un ejemplo de que cuando algo se quiere de verdad se puede lograr con esfuerzo y no rendirte al primer intento.!

    Besos lunaticos

    ResponderEliminar
  3. Un gran ejemplo de lucha.
    Va a ser cierto eso de que hace más el que quiere que el que puede.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. A veces los humanos somos grandes, menos mal que existen tipos así.
    Besos Ser Bohemio.

    ResponderEliminar
  5. Siempre poniendo en tu blog cosas para reflexionar.Eres increible...
    Excelente elección!
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Está claro que a veces la ciencia se equivoca y puede el valor y la lucha!!!!Ojalá siempre llegara con eso...Un beso

    ResponderEliminar
  7. Sobre todo la constancia en cada paso que damos... :D

    Un abrazo y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  8. Un verdadero ejemplo de superación, nunca hay que tirar la toalla, y tampoco hay que quedarse con lo que te dicen los médicos. Si tu cuerpo y mente están en perfecta armonía, con algo de esfuerzo se pueden superar las grandes barreras que te pone la vida.

    Un fuerte abrazo, cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  9. Hola: Algo parecido le aconteció a mi hijo, es minúsvalido y a veces puede aparcar la silla y hacer uso de su prótesis, coraje y valentía.

    Gracias por pasarte por mi blog, que tengas un buen año.

    Un abrazo



    Maite

    ResponderEliminar
  10. Gracias amigo mía, por ser constante, por estar a mi lado.
    No estoy bien, pero confío en que pronto me operen de ese tumor que me hace cantar...lo tengo en el duodeno y el comer no le sienta bien.
    Reza por mi
    Gracias
    Un besio grande de ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  11. Esto es superación, determinación.. logró todo lo que se propuso, sin importale sus limitaciones.. eso lo llamo yo ser valiente, y no hundirse...
    besos de brujilla

    ResponderEliminar
  12. Una historia que emociona, una historia real cuyo final nadie hubiese podido imaginar. Me encanta saber que hay tanta gente que sabe superar las barreras de la vida.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Que historia emocionante. Me re llegó. Eso sí que es un ejemplo de vida.
    Un besote!

    ResponderEliminar
  14. Una gran lección & exelente ejemplo de SIEMPRE luchar & nunca detenerse,grandioso como cada una de tus entradas(: un besote enorme bohemio(:

    ResponderEliminar
  15. Me alegro por él pero por desgracia con la voluntad en muchos casos no es suficiente.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Coincido con Toro, la voluntad puede mucho ¿qué duda cabe? pero, muchas veces no sobra con ella, hace falta más.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Muchísimas gracias por pasarte por mi blog y dejar tus hermosos comentarios!
    Esta historia me la contó mi madre cuando tenia 14 años para animarme cuando tuve una serie d problemas y creía que era imposible que pasaran. De hecho escribí un relato basado en ella y gané un certamen del colegio. Me ha sobrecogido leerla y recordar la superación de los malos tiempos.

    Te mando un fuerte abrazo un beso.

    ResponderEliminar
  18. Querer es poder ;) jeje lo siento pero paso rápido! no tengo mucho tiempo, de un ratito tengo mi último exaaaamen :D un besito y buen fin de semana :D

    ResponderEliminar
  19. Había leído ya esta historia fascinante e increíble como alguna otra que conozco.

    Derek Redmond: Alcanzar la meta - Motivacion - Superacion

    http://www.youtube.com/watch?v=Hhao_QrXlVI

    ResponderEliminar