Reflexión - La vanidad


Cuenta la leyenda que Narciso era hijo de un río y de una ninfa. Y por lo visto era un niño muy guapo.
Narciso fue creciendo y pronto fue un joven apuesto. Lo malo es que rechazaba el amor que le ofrecían y permanecía insensible al cariño de los demás. Sólo estaba pendiente de sí mismo. Así fueron pasando los años hasta que un día de mucho calor, después de una cacería, el muchacho se detuvo en una fuente para refrescarse. Al inclinarse para beber, Narciso vio su imagen reflejada en las aguas... y se enamoró perdidamente de su propia figura.
Y allí se quedó Narciso, días y días, semanas y semanas, indiferente a todo lo que le rodeaba. Y allí, inmóvil como una estatua, absorto en su propia contemplación, se dejó consumir por el hambre y la soledad hasta desvanecerse y caer sin vida sobre la hierba.
Esta vieja leyenda ha dado el nombre de narcisismo a esa ingenua vanidad de quienes ante el espejo alimentan sin cesar la admiración hacia sí mismos.
La vanidad lleva a creerse algo distinto a lo que uno realmente es. El vanidoso piensa que hace maravillas y se siente herido si los demás no lo valoran. El hechizo de la vanidad los problematiza y sufren tremendamente.

Tenemos que abrir un poco los ojos y descubrir
las cualidades de los demás, que es una excelente forma de aprender. Para los que pasan horas ante el espejo y aún así no están seguros de que les guste lo que reflejan, ser menos puntillosos en cuanto a su aspecto físico.

Para todos, rechazar el engañoso halago de la adulación (propia o ajena) y comprender que
el objetivo de la vida no puede ser algo tan pasajero como la opinión ajena o el brillo de los aplausos.
Hay que aspirar a ser buena persona y a ser coherente con uno mismo. También se puede desear que los demás lo crean así y lo valoren. Pero esto último ya es más difícil y, sobre todo, menos importante. Muchas veces hay que contentarse "y no es poco, es lo principal" con estar satisfecho con uno mismo. El aplauso que importa y que de verdad satisface es el que proviene de nuestro interior, de la conciencia de la obra bien hecha.

Dr Juan Barek




http://el-ser-bohemio.blogspot.com/

15 comentarios:

  1. Creo que soy buena persona, un poco vanidisa? si, narcisista? no. Sensible ? si. romantica? si y supongo que eso me hace ser debil en algunos sentidos. Pero sobrevivire. Me encanta tu post de hoy.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Me encantó la entrada. Ni un poquito de vanidez tengo, no soy de las que se miran al espejo y aman lo que ven, para nada. Me quedo tranquila y me conformo sabiendo que soy buena persona más allá de lo físico, eso es lo que realmente cuenta en una persona y a mi, sinceramente, eso me hace feliz.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Que gran entrada! Me ha encantado, tratas temas muy profundos. Pero das grandes consejos. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Gran entrada;yo si soy muy vanidosa no lo puedo negar pero a ser tan así?no me considero tan encerrada en mí tampoco >.< jajaj un besote enorme♥

    ResponderEliminar
  5. en este mundo muy poca gente es coherente..

    ResponderEliminar
  6. ❥✫✫✫...¸.•°*”˜˜”*°•.ƸӜƷ ❥✫..•°*”˜˜”*°•.ƸӜƷ
    ¡¡¡MI QUERIDO AMIGO BOHEMIO, FELIZ NAVIDAD!!!
    BESOS LINDOS Y ABRAZOS LLENOS DE MAGIA ❥✫✫✫...¸.•°*”˜˜”*°•.ƸӜƷ
    ❥✫✫..¸.•°*”˜˜”*°•.ƸӜƷ ❥✫..•°*”˜˜”*°•.ƸӜƷ

    Como siempre una entrada preciosa, yo no soy vanidosa, soy natural como la vida misma.

    Un fuerte abrazo desde la distancia.

    ResponderEliminar
  7. De poco sirve la autovaloración: lo que valgamos lo tienen que decir los demás, no nosotros. Pero esto, que tan simple parece, no es fácil de practicar. Buena reflexión.
    Un abrazo y buena Navidad.

    ResponderEliminar
  8. MUy buena interpretación sobre este mito!!

    Besitos

    ResponderEliminar
  9. A veces nos dejamos llevar por los aduladores y siempre son las personas más engañosas y traidoras.
    Besos y mucha felicidad para ti Ser Bohemio.
    Gracias por tus amables comentarios en mi blog.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Buenas noches

    Que tengas a partir de ahora, los mejores momentos, las mejores fiestas, todo lo mejor te deseo junto a los tuyos...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Conozco a más de una persona así...
    Qué suerte que estoy tan lejos!
    Gracias por tus enseñanzas y sabidurías!

    Un beso o 2 !

    ResponderEliminar
  12. Valla que tremenda reflexion
    De chikilla yo era a si jaja
    pero con el tiempo es cuando vas reflejando lo q seras real mente! por suerte, hoy dia veo la belleza como algo pasajero, mas bien me preocupo por lo q tengo dentro q mi espiritu y mi alma simepre guarden la belleza la juventud y su calidez

    gracias por compartir me encanto!

    Feliz navidad! q la pases de maravilla
    juneto con tus seres queridos
    mis mejores deseos para ti* muchos besos y abraos hasta pronto.

    ResponderEliminar
  13. Es verdad, el mejor aplauso, el mas importante es el propio, pero para eso hay que amarse, respetarse mucho a si mismo y a veces por no pecar de narcicistas, uno se va para el otro lado y tiene la autoestima por el piso y malamente espera la mirada indulgente, tibia, generosa del otro, porque la propia no es muy buena que digamos.

    No hay que irse para los extremos y reconocer que todos tenemos una cuota de vanidad y esperamos el reconocimiento del otro. No hacemos todo lo que hacemos nada mas que para nosotros solos, hacemos para compartir, para movilizar, para generar un algo en el otro, de ese modo se genera el movimiento propio. Creo que todos hemos crecido y aprendido con la mirada del otro y hacie el otro y si no ves, sentís y también eso es fuente de aprendizaje.

    Me encantó este post, tu blog ayuda al pensamiento diario.

    Besos y Feliz Navidad!!

    ResponderEliminar
  14. Muchas felicidades!
    Con buenos deseos de paz y amor.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Si el mejor aplauso fuera el propio, internet no existiría, es más, la comunicación no existiría. Buscamos los aplausos ajenos, por muy feo que esto suene. La masturbación esta bien, pero todos queremos echar un buen polvo.

    ResponderEliminar