Reflexión - Cada vez que pierdas la paciencia



Esta es la historia de un muchachito que tenía muy mal carácter.
Su padre le dio una bolsa de clavos y le dijo que cada vez que perdiera la paciencia, debería clavar un clavo detrás de la puerta.
El primer día, el muchacho clavó 37 clavos detrás de la puerta.
Las semanas que siguieron, a medida que el aprendía a controlar su genio, clavaba cada vez menos clavos detrás de la puerta.
Descubrió que era más fácil controlar su genio que clavar clavos detrás de la puerta.
Llegó el día en que pudo controlar su carácter durante todo el día.
Después de informar a su padre, éste le sugirió que retirara un clavo cada día que lograra controlar su carácter.
Los días pasaron y el joven pudo anunciar a su padre que no quedaban más clavos para retirar de la puerta...
Su padre lo tomó de la mano y lo llevó hasta la puerta.
Le dijo: "has trabajado duro, hijo mío, pero mira todos esos hoyos en la puerta. Nunca más será la misma. Cada vez que tú pierdes la paciencia, dejas cicatrices exactamente como las que aquí ves."
Tú puedes insultar a alguien y retirar lo dicho, pero del modo como se lo digas lo devastará, y la cicatriz perdurará para siempre.
Una ofensa verbal es tan dañina como una ofensa física.
Los amigos son en verdad una joya rara. Ellos te hacen reír y te animan a que tengas éxito. Ellos te prestan todo, comparten palabras de elogio y siempre quieren abrirnos sus corazones.

http://el-ser-bohemio.blogspot.com

26 comentarios:

  1. Esta historia me la habian mandado una vez por e-mail
    es muy linda y reflexiva siempre me ha gustado.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hay que emplear la técnica del junco. Cuando el viento sopla con fuerza, el junco se dobla y así, lo deja pasar. Cuando el viento para de soplar, el junco se vuelve a poner erguido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Esto lo había leído hace buen tiempo, pero no hace mal recordarlo, además yo soy una persona explosiva, aveces sé controlar mi ira cuando quiero buscar la paz en vez de defenderme con la furia que siempre desato.

    Jamás supe que eso dejaba una cicatriz, hasta que recordé que a mi se me quedan las cicatrices, recuerdos que lastiman, porque es cierto, sea como sea, un insulto duele.

    ResponderEliminar
  4. Muy linda historia & muy cierto las cicatrizes son imposibles de borrar porque podemos perdonar peor no olvidar,un besoote te sigo^^.

    ResponderEliminar
  5. magnifica reflexión mi amigo. gracias por compartirla.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Absolutamente cierto !
    La puerta ya no será la misma ! - Muy bello; para reflexionar y saber controlarse antes de hacerle mal a alguien =)
    Muy bonito tu espacio.

    Un beso o 2 !

    ResponderEliminar
  7. Jamas había escuchado este relato, es en verdad hermoso. Un gran saludo, estimado y bohemio ser.

    ResponderEliminar
  8. Wow me encanto tu reflexion
    Es real mente verdera, aveces nos dejamos llevar Por la ira, sin pensar en las consecuencias... gracias por compartir tu relato tan sustancial
    Besos y abrazos q tengas un lindo fin de semana

    Gracias por pasar a visitarme
    E trado de seguirte pero creo q tengo un problema con el sistema, seguire intentando
    Q estes muy bien.

    ResponderEliminar
  9. esa historia es muy buena, me la se porque la di en un curso de desarrollo humano a padres de familia, y fue parte de una de las dinamicas :D
    besitoss

    ResponderEliminar
  10. Cuando he leído la parte de los hoyos en la puerta simulando cicatrices que vamos dejando a la gente, se me escapó una lagrima.

    Buena entrada como siempre.

    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué bueno Ser Bohemio!, me ha encantado. Es verdad, hay que tener mucho cuidado con las palabras y no ir por ahí hiriendo a las personas y mucho menos a los amigos que son tan importantes en nuestras vidas.
    Un abrazo y buen fin de semana ser lindo.

    ResponderEliminar
  12. ya no será lo mismo, no?

    ojala mucha gente pudiera leerlo y reflexionar sobre esto. siento que nos lastimamos cada vez mas, y entonces cuando tendermos el cuidado necesario de lo que decimos y hacemos...

    siento que esto es muy real... desearia que deje de pasar...

    bueno, que tengas buen fin de semana!!!! te mando un super saludo!!!

    ResponderEliminar
  13. hola amiguito conocia esa historia es muy buena y habria que ponerla en practica muchas veces un beso y buen finde semana!!!!!!

    ResponderEliminar
  14. una entrada que conicía bohemio ,pero que nunca viene mal recordarla.Añadir que los amigos también están para decirte lo malo sin palabras ofensivas,que te ayudan cuando tu rumbo se ha extraviado.
    Muy buen post Bohemio.
    Besos.
    El enigma resuelto.

    ResponderEliminar
  15. Ya habia leido esta historia pero no esta mal volver e recordarla
    un beso corazon

    ResponderEliminar
  16. Está historia ya la conocía, pero es lindo haberla publicado, para aquellas personas que no han tenido el gusto de leerla, ya que te da una orientación de hacer reflexión, sobre la forma de actuar que tenemos las personas en ciertas ocasiones, hay que saber controlar esos instintos y tratar de hablar las cosas con serenidad y entendimiento. Gracias Bohemio por compartirlo. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  17. He leído esta historia amigo,, pero muy bueno poder leerla otra vez....
    Así refrescamos la memmoria de cosas que vale la pena... como siempre un gusto, un beso de brujilla

    ResponderEliminar
  18. muy buen blog, me encanta y te leo de cerca. Invitación a los míos:

    globosagua.blogspot.com
    eselreflejodelespejo.blogspot.com

    Besos de purpurina, ali.

    ResponderEliminar
  19. Gracias por abrirme ventanitas, me asomo y disfruto de las vistas, sabias palabras que compartes.
    Como siempre un placer leerte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Es muy cierto lo que dices, pero es muy difícil controlar la falta de paciencia!!!Yo siempre la pierdo con mis niños, y eso que siempre cuento hasta 10!!!! Un saludo

    ResponderEliminar
  21. Aleccionadora historia la que nos traes hoy. Hay un refrán que dice: "Nunca te arrepentiras de aquello que no has dicho".
    Buen fin de semana.
    Saludos

    ResponderEliminar
  22. Es muy cierto. Pero la buena noticia es que existe el perdón, el que es de corazón. No borra las cicatrices, pero las puede curar con el tiempo.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  23. Una reflexion muy propia de un padre.
    Esta historia ya la sabia , y me encanto me la mandaron hace tiempo por msn, supongo que de ahi la habras sacado ,pero gracias por compartirla

    ResponderEliminar
  24. Quise agregar que amigo es aquel que se queda después de la fiesta y te ayuda a arreglar tu apartamento, sin decir nada más que GRACIAS

    Un saludo

    ResponderEliminar
  25. bohemio mío!!
    muy a tiempo tu escrito..
    que bueno que lo hayas compartido
    tal vez logres .. que esta noche..
    haya menos hoyos en nuestras puertas!!

    un beso, dos, y tres
    nati en www.loca-mente.com.ar

    ResponderEliminar
  26. la verdad es que la habia leido hace un par de dias atras pero no me habia dado el tiempo como para comentar >< perdon por no apsar antes pero mil cosas que estudiar :/
    la verdad es q cuando la ley por priemra vez me gusto mucho y ahora me volvio a deleitar :)
    me gusta mucho como escribes :D

    Besos!

    ResponderEliminar