Reflexión - Los Hijos y la antorcha


¿Hay un período mágico cuando los hijos se hacen responsables por sus propias acciones? ¿Hay un momento maravilloso, cuando los padres nos convertimos sólo en espectadores, en la vida de nuestros hijos, nos alzamos de hombros y decimos:

“Es la vida de ellos” sin sentir nada?
Cuando contaba con 20 años, estaba en el pasillo de un hospital esperando a que los doctores pusieran unos puntos en la cabeza de mi hijo y pregunté:
- ”¿Cuándo pararé de preocuparme”?
La enfermera dijo:
- ¡Cuando salgan de la etapa de accidentes!
Mi mamá apenas sonrió y no dijo nada.
Cuando contaba con 30 años, me senté en una pequeña silla en la clase y escuchaba como uno de mis hijos hablaba incesantemente interrumpiendo la clase y moviéndose continuamente.
Casi como que me hubiera leído la mente, la maestra me dijo:
- ¡”No se preocupe, todos ellos pasan por esta etapa y luego usted, podrá sentarse tranquila… relajarse y disfrutarlos”!
Mi mamá apenas sonrió y no dijo nada.
Cuando contaba con 40 años, me pasaba la vida esperando que el teléfono sonara…
…que los autos llegaran a casa…
…que la puerta de la casa se abriera.
Una amiga me dijo:
- “¡No te preocupes, en unos años vas a poder dejar de preocuparte. Ellos ya serán adultos”.
Mi mamá apenas sonrió y no dijo nada.
Ya en mis 50 años, estaba cansada y harta de ser vulnerable.
Todavía me estaba preocupando por mis hijos, pero también ya se notaba una arruga nueva en mi frente, aunque no podía hacer nada acerca de ello…
Mi mamá apenas sonrió y no dijo nada.
Yo continué angustiándome con sus fracasos, apenándome por sus tristezas y absorbida en sus decepciones.
Mis amigos me decían que cuando mis hijos se casaran yo iba a poder dejar de preocuparme y llevar mi propia vida. Yo quería creerles, pero me asaltaba el recuerdo de la cálida sonrisa de mi mamá y su ocasional:
“Luces pálida hija, estás bien? Estás deprimida por algo?”
¿Puede ser que los padres estemos sentenciados a una vida de preocupaciones?
¿Es que la preocupación por nuestros hijos se entrega como una antorcha de unos a otros, para que arda en el camino de las fragilidades humanas y el miedo a lo desconocido?
¿Es la preocupación una maldición, o es una virtud que nos eleva a lo más alto de la vida humana?
Un día uno de mis hijos, se irritó conmigo.
Me dijo:
- ¿Dónde estabas? ¡Desde ayer que te estoy llamando y nadie me respondía.! ¡Estaba muy preocupado…!
Y yo solo me sonreí y no dije nada. La antorcha había sido entregada!!!

http://el-ser-bohemio.blogspot.com/

22 comentarios:

  1. Es el cambio cuando ellos son los que cultvan canas, pero la realidad es que nunca dejamos de preocuparnos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Bueno yo siendo joven, me preocupo por la educación de mi sobrino, pero he sentido tanta carga hacerme responsable de cuidarlo y otras cosas, veo lo que es difícil ser un padre o una madre. La vida es así, disfrutable.

    ResponderEliminar
  3. Losd hijos siempre preocupados por ellos
    un beso corazon

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado!!! y sabes lo que pense luego de leerlo :B que aun que sea pequeña aun quiero ser de esas madres, por que no todas son asi, pero yo si quiero, quiero ser una de esas que se merecen una antorcha y entragarla



    besos!

    ResponderEliminar
  5. Hola, vengo a saludarte y decirte que ya estoy de vuelta jaja.., etrañaba pasarme por aca.

    me actualizare de tus entradas.

    besos lunaticos

    ResponderEliminar
  6. No es preocupación, es puro amor. Que tengas un feliz día Ser Bohemio. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Los padres son padres toda la vida. Eso no se puede evitar. Es algo bueno, seguro. Las preocupaciones vienen por el miedo de perder algo que es tan importarte para nosotros.

    Fuerte abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  8. Bello texto. Pero pienso que no se entrega la antorcha sino que se reparte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Unos buenos padres desean un cambio de antocha pero con buenos propositos que hayan ofrecido primero a sus hijos, con buena enseñanzas, es la unica forma de que esos hijos sepan hacer lo mismo en el relevo.
    Besitos

    ResponderEliminar
  10. Cuando eres padre y madre,es para toda la vida.Cada etapa trae algo distinto,pero ese amor nunca se apaga.Besos

    ResponderEliminar
  11. hola mi querido amigo que hermosa entrda muy profunda con mucho para pensar y reflejar de nosotros los padres que aveces tenemos miedo de equivocarnos y nos preocupamos mas aun queremos lo mejor para ellos por que los amamos con la vida un beso,yo por lo pronto quiero seguir teniendo a mi madre a mi lado preocupandose y queriendome mucho !!!!!

    ResponderEliminar
  12. Me gustó entrar a tu blog, me gustó la idea de tu blog y lo que encontré escrito, es como si hubiera abierto la página de un libro inesperado que hoy necesitaba leer.

    Tal vez uno de estos días una de mis hijas se preocupe por mí y sienta que he entregado esa antorcha de la que hablás.

    Por el momento soy un nudo preocupado.

    Encontré tu comentario en un blog que dejé en suspenso por falta de tiempo, te invito a visitar mi blog www.esoeciesquedesaparecen.blogspot.com y el blog de mi programa radial, tal vez pueda interesarte (teniendo en cuenta el perfil de tu blog, se parece al perfil de mi programa de radio)
    Te invito a pasar por www.perrasnegrasradio.blogspot.com

    Yo te voy a agregar a mis contactos así te encuentro con mas facilidad y desde ya te sigo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. muy linda entrada, la verdad es que desde que uno lleva a sus bbs en el vientre, son un sinfin de preocupaciones...

    espero algún día entrgar la antorcha también!! eso significaria ver a mis hijos convertidos en personas de bien

    ResponderEliminar
  14. Ese es el verdadero amor incondicional…

    Maravillosa la esencia que nos dejan hoy tus palabras Bohemio…

    Bsos

    ResponderEliminar
  15. Como madre sé que todo lo que escribes es la realidad!!!¡¡¡¡Qué amor tan puro el de una madre a sus hijos!!!!!Y que egoistas son todos los hijos!!!!(yo me incluyo). Preciosa entrada. Un saludo

    ResponderEliminar
  16. perdón por no pasar antes la escuela me alego de todo y mas de mi computadora.

    Que hermoso, como todo lo que publicas. aun que sea chica, quiero llegar a ser una de esas madres ganarme una antorcha y entregarla!

    un beso enorme. cuídate .

    ResponderEliminar
  17. Pues yo la he hecho fácil: después de "noviar" 7 años, incluida convivencia de 1 año en casita alquilada, después de separarnos bien, después de buscar y encontrar otras cosas en la vida, he decidido que ¡no me voy a casar!
    Por supuesto tampoco voy a andar de joda como en la adolescencia (ya tengo 37).
    Así que solucioné esa parte de la vida... ja ja.

    Bueno fuera de joda, voy a vincular tu EXCELENTE blog desde La Central del Sur acá en Argentina (http://centraldelsur.blogspot.com).
    Te he robado la idea del top 10 de visitantes.
    Vincúlame tú también, así es recíproco. Visítame antes, claro, para ver si te va.

    ResponderEliminar
  18. Bohemio, recuerdo cuando anuncié a mi madre mi embarazo y sus palabras fueron éstas:
    -Desde que lo sientes en tu vientre hasta que mueres jamás dejas de preocuparte.
    Y aunque vuelen del nido y sean independientes,siempre tienes en mente a tus hijos...amor sin reservas.
    Volveré en unos días.
    Reflexiva entrada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Cielos muchas gracias encerio ._. igualmente me encanta tu Blog, es fantastico n_n

    ResponderEliminar
  20. Los hijos! esa parte de mí que no me pertenece y revolotea a sus anchas por el mundo con mi confianza por bandera. Fuente de alegrias, miedos, tristezas... que no hago mias pero forman parte de mí. Maestros de mi maternidad. Les amo!
    Un abrazo

    ResponderEliminar