Reflexión - ¿Con quién luchamos?


Un viejo ermitaño, una de esas personas que por amor a Dios se retiran a la soledad del de - sierto, del bosque o de las montañas para solamente dedicarse a la oración y a la penitencia, se quejaba a menudo de que tenía demasiado trabajo.
Un día una de las personas que le visitó, le preguntó: –¿Cómo es posible que tenga tanto trabajo si está solo en medio de la nada?
El ermitaño contestó: –Tengo que adiestrar a dos halcones, entrenar a dos águilas, mantener quietos a dos conejos, vigilar una serpiente, cargar un asno y domar un león.
El visitante miró alrededor esperando ver algunos animales, pero no vio a ninguno.
–¿Y dónde están todos estos animales? Preguntó.
Entonces el ermitaño le dio una explicación que enseguida comprendió: Estos animales, están en nosotros, los tenemos todos los habitantes de este mundo.
Los dos halcones, que son mis ojos, se lanzan sobre toda presa, sea buena o mala y tengo que domarlos para que sólo se lancen sobre la buena.
Las dos águilas, que con sus garras hieren y destrozan, son mis manos y tengo que entrenarlas para que se dediquen a servir a los demás y para que ayuden sin herir.
Los conejos, que son mis pies, siempre quieren ir a donde les plazca, huir de los demás y esquivar las cosas difíciles y tengo que enseñarles a estar quietos aunque haya sufrimientos, problemas o cualquier cosa que les cause disgusto.
Aunque es más difícil vigilar a la serpiente, que es mi lengua, porque aunque se encuentra encerrada en una jaula de treinta y dos barrotes, apenas se abre la puerta, siempre está lista para morder y envenenar a todos los que la rodean. Si no la vigilo de cerca, puede hacer mucho daño.
El burro es muy obstinado, nunca quiere cumplir con su deber. Es mi cuerpo que siempre está cansado y al que le cuesta muchísimo asumir y llevar las cargas de cada día.
Y finalmente necesito domar al león, que es mi corazón. Él quiere ser el rey, quiere ser siempre el primero, es muy vanidoso y orgulloso.
¿Te das ahora cuenta del gran trabajo que tengo?


http://el-ser-bohemio.blogspot.com

21 comentarios:

  1. Uy la verdad ¿todos tenemos ese trabajito aah?
    Especialmente sobre la serpiente.

    Saludos, me fascina su blog no dejo de leerlo.
    Es tan diferente, único y reflexivo.

    ResponderEliminar
  2. creo que ni me habia dado cuenta que tenia un gran trabajo pro delante D:
    buena entrada n.n




    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Ya conocía esta historia. Muy buena por cierto. Ojalá todos hubiéramos la voluntad de corregir todas esas facetas de nuestras midas.

    Muy buena entrada.

    Un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
  4. El desierto es un buen lugar para trabajar la sombra.Cuando desaparece todo aquello que nos distrae,entoces miramos hacia dentro.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. ¿Pudo domar al león?
    Impresionante Ser Bohemio. Es una historia impresionante.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Ojalá todos tuviesemos la lucidez de ver y controlar sus fieras interiores...
    El mundo sería un lugar mucho mas suave y bello...
    Me gusta lo de domar el león, creo que si lo logras, la mitad del trabajo ya está hecho...

    Muy bello

    Beso

    ResponderEliminar
  7. Si todos domásemos esas fieras que llevamos dentro, el mundo sería distinto; es más, sería otro. Interesante relato, que yo desconocía.
    Que pases un buen domingo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Maravillosa entrada Bohemio,si supiéramos lo que oculata nuestro interior.
    Besos.
    Espero que te guste la entrada en mi otro laberinto.
    Regreso en una semna.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Realmente nunca me había parado a pensar en todos los animales que llevamos dentro!!!Y en verdad que tendré que empezar a domar a casi todos... Un saludo

    ResponderEliminar
  10. todos tenemos ese gran trabajo...todos debemos mantenerlos a raya!!

    me ha encantado, has ncntrado otra manera de enseñarnos lo que llevamos dentro...

    yo he escrito otro texto, y este me gusta mucho, es diferente a lo que suelo escribir, a que te parece! ;)

    Un besiico! =D

    ResponderEliminar
  11. ¡¡Qué bueno!!

    Ojalá todos tuviéramos la capacidad para domesticar las fieras que llevamos dentro, ojalá fuéramos capaces de tener la sabiduría de este ermitaño, ojalá no nos falten las fuerzas para trabajar en nosotros y ser mejores personas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Es cierto la lucha peor es la que tenemos contra nosotros mismos, cambiar de actitud es dificil porque llevamos años haciendo es dificil pero no imposible cambiar, de esa forma todo sera diferente.
    Me gusto mucho la historia y la refrexion que tiene.
    Primavera

    ResponderEliminar
  13. Cambiar es muy difícil, pero siempre se puede. Buena entrada ! saludos

    ResponderEliminar
  14. Hola llevo media tarde pasandome por todos los blogs que sigo y solo 2 actualicaciones me dejaron sin palabras , la de david quintana y esta tuya , no conocia esta historia y me parece preciosa , lo que mas me ha gustado es lo de la lengua porque nos suele gustar muchisimo sacarla a pasear antes de acabar las tareas de nuestra casa ;).

    Que tengas buen domingo

    Un beso

    ResponderEliminar
  15. ...Y yo que con dos fuera de casa, me creía pluriempleada :O

    Un besazo corazón, una entrada preciosa!!

    A.

    ResponderEliminar
  16. No conocia esa historia me parece reflexiva y buen post, un placer pasar por tu casa.
    Que disfrutes la noche de haloween.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Buenaaa historia, siempre se puede cambiar por mas dificil que sea.

    ResponderEliminar
  18. hola devuelta como veras me estoy poniendo al dia leyendote me gusta mucho y me gusta lo que trasmitis un beso amiguito t.

    ResponderEliminar
  19. buen tema... miedo. hasta da temor tocarlo jajaja.

    Besos lunaticos

    ResponderEliminar
  20. Genial, me gustan tus reflexiones. Te invito a visitar mi espacio www.masquevivir.com y me dejes saber qué te parece.

    ResponderEliminar